Por: Cristian Ruiz/@crisruizr1

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El director de cine mexicano, Guillermo del Toro visitó la capital michoacana después de 11 años para presentar su nueva película «La forma del agua», con la que se coronó en Venecia con el León de Oro y contará con su premiere nacional dentro del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

En rueda de prensa, el realizador definió su película como una «Carta de amor sobre el amor», ya que pese a que la historia tiene la estructura de un cuento de hadas, los personajes y la historia podrían salirse de lo común.

«Mi amor al cine está plasmado en la película, yo quería hacer un filme que me costará trabajo por la realización de la criatura, problemas con el presupuesto pero que me dejará satisfacción».

Guillermo, Toro
(Foto de ACG)

Afirmó que todo el proceso de creación tardó seis años, ya que cada personaje de la historia tiene su importancia y pretende transmitir el mensaje del amor como mensaje universal.

«A mí me gusta que los personajes principales interactúen muy poco, porque cuando el amor te llega te enmudece, los protagonistas están imposibilitados para hablarse pero se entienden poco a poco y eso es el amor, un lenguaje universal», indicó.

Para formar la criatura que protagoniza la cinta, del Toro dijo que tardó más de tres años, ya que este personaje debía contar con el poder de transmitir emociones al público y a «Elisa», protagonista femenina que debe resguardarlo de unos científicos que pretenden matarlo para analizarlo en laboratorios.

Guillermo, Toro
(Foto de ACG)

«Yo creo que más allá de encontrar el amor, el amor está en aceptarse uno mismo, todos los personajes están marcados porque se encuentran solos, y cuándo comienzan a encontrarse y aceptarse es cuando comienzan a ser felices».

A pesar de llevarse los elogios y los aplausos del público y la crítica, del Toro dijo estos son suficientes para seguir con su carrera, sin pretender que el filme logré coronarlo con una estatuilla de los premios Oscar. 

Señaló que, a diferencia de sus demás películas, «La forma del agua» aborda el amor desde un punto que jamás había realizado en su trayectoria.

«El amor y el agua están plasmados en todo momento en la película, me salgo por completo de historias como «El espinazo del diablo» o «El laberinto del fauno», que emocionalmente eran algo devastadoras».

ljcr