Por: Eduardo Pérez Arroyo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Ganancias injustificadas, contubernio con anteriores administraciones municipales, cifras infladas y hasta falseamiento de información habría cometido la empresa Proactiva Medio Ambiente MMA S.A. de C.V., hoy Veolia Residuos del Bajío S.A. de C.V., durante los 12 años a cargo de las operaciones de manejo de los residuos sólidos de Morelia.

(Foto: www.veolia.com.mx)

Para la actual administración municipal, la cantidad de irregularidades es tal que ya inició las gestiones destinadas a terminar el contrato de manera anticipada sin tener que indemnizar a la empresa, como ésta pretende.

(Foto: www.veolia.com.mx)

“En su momento, Proactiva logró un contrato leonino altamente beneficioso para ella y muy perjudicial para los morelianos”, comenta a este reportero una fuente del Ayuntamiento. “En rigor, la empresa se aprovechó durante mucho tiempo sin que ninguna administración le pusiera freno. Nuestra intención es combatir directamente toda corrupción”.

Pero, según la empresa, hasta el día 13 de marzo de 2019 el Ayuntamiento le debe un total de 53 millones 663 mil 821 pesos. En una propuesta hecha llegar a la administración morenista –el Ayuntamiento no aceptó–, Proactiva/Veolia asegura que “por así convenir a sus intereses, y en apoyo a la situación financiera del municipio”, estaba dispuesta a disminuir en un 10% la deuda, con lo cual el Ayuntamiento de Morelia sólo le debía pagar 48 millones 296 mil 539 pesos.

(Foto Facebook: Secretaría de Servicios Públicos -H. Ayuntamiento de Morelia)

Por lo pronto, para el Ayuntamiento hay dos aspectos que hacen inviable mantener el pacto con Proactiva.

Primero, que el contrato se firmó con la empresa mexicana Proactiva Medio Ambiente MMA S.A. de C.V. y no con Veolia Residuos Bajío S.A. de C.V., cuyo sujeto de derecho no es el mismo a quien se le expidió el título de concesión. Segundo, que las toneladas que maneja la empresa (y por tanto, el pago que recibe por tonelada) aumentaron sin justificación y se sospecha que han sido falseadas.

Mexicanos y españoles

El primer punto de discordia es el cambio de denominación, hecho que, según el Ayuntamiento, conlleva a otros derechos y obligaciones y contraviene las reglas originalmente pactadas.

El contrato establece que Proactiva “es una Sociedad Anónima de Capital Variable de nacionalidad mexicana”, y señala como domicilios legales el número 176 de la calle Thomas Alva Edison, en la Ciudad de México, y Boulevard García de León 256, en Morelia.

Pero en el año 2018 la empresa cambió de nombre y permitió la admisión de extranjeros. En este caso, el experto en Derecho Ricardo Santillán da la razón al Ayuntamiento.
“Entre el 2007, que cobró su vigencia el Título de Concesión del servicio público de disposición final de residuos, del municipio de Morelia, Michoacán, y el 2018, Proactiva Medio Ambiente MMA, Sociedad Anónima de Capital Variable, ha reformado en su totalidad los estatutos sociales, su duración, ha permitido la admisión de extranjeros y ha fijado capital social mínimo fijo, entre otros, para ahora ser reconocida como Veolia Residuos Bajío S.A. de C.V. Al quedar estas situaciones debidamente registradas, se hace constar plenamente que ya no es la misma persona moral”.

Al cambiar de denominación social, agrega, “no solamente se trata de un nombre, ya que este hecho tiene implicaciones fiscales”.

“El cambio de denominación como tal implicaría una nueva persona moral, y podría sujetarse y ordenársele a ésta iniciar un proceso de liquidación de la anterior persona moral, nombrar liquidador y otra serie de actividades que eso implica”.

Finalmente, Santillán es categórico: “Me da la impresión de que Proactiva Medio Ambiente MMA, S.A. de C.V., se tomó muy a la ligera el cambio de denominación de la Sociedad Mercantil, pues esto no solamente se trata de cambiarle el nombre y ya”.

El punto 12 del contrato del Ayuntamiento con la empresa, “Revocación de la concesión por causas imputables al concesionario”, indica en su inciso b) que “la concesión se revocará (…) si el concesionario transfiere a un tercero la titularidad del presente contrato, delegándole toda responsabilidad derivada de la concesión que aquí se trata”.

“El tema está en manos de nuestros abogados”, añade una fuente del Ayuntamiento, “pero el hecho es que el contrato se firmó con la mexicana Proactiva y no con la francoespañola Veolia”.

Las toneladas de la discordia

La sospecha de que la empresa infla los costos tiene larga data. El 10 de enero de 2018, en sesión de Cabildo, el entonces regidor Fernando Rodríguez Herrejón pidió revisar las básculas del relleno sanitario ante la sospecha de que se reportaban más toneladas que las reales. Y apenas en febrero de este año el propio presidente municipal, Raúl Morón, acusó que durante varios años la empresa cobró más de lo que debía: reportaba un promedio cercano de mil 300 toneladas diarias de residuos, pero en realidad sólo procesaba 700.

(Foto: FB/Fernando Rodríguez H y FB/
Raul Morón Orozco)

“La empresa no ha sido muy derecha con el municipio, ya que por muchos años le ha cobrado al gobierno de Morelia casi el doble de lo que recibe diariamente de basura. De mil 200 toneladas que cobraban diariamente, ahora el Ayuntamiento solamente paga de 500 a 700, con lo cual se ha logrado obtener economías que son utilizadas para mejorar el servicio de recolección”, dijo el alcalde a la prensa local.

Documentos en poder de este medio confirman los argumentos del Ayuntamiento, aun cuando desde la propia administración municipal admiten que será tarea de expertos legales establecer las consecuencias.

El hecho es que las toneladas trabajadas aumentaron casi al doble en 8 años.
El contrato “Título de concesión del servicio público de disposición final de residuos”, con fecha 2 de enero de 2007, establece que el pago por la contraprestación al concesionario será de 114.98 pesos mexicanos por un mínimo mensual equivalente a 16 mil 500 toneladas por mes.

(MiZamora.net)

Pero desde el 2011 las toneladas han llegado al doble o hasta casi el triple. Según los cálculos del Ayuntamiento, de 639 toneladas diarias que se trataron en 2008 se llegó a mil 137 en el año 2016.

“Esas últimas cifras no se ajustan a la realidad. Nosotros calculamos que el manejo diario de residuos en Morelia oscila entre las 400 y las 600 toneladas diarias. Ese es el promedio que las instituciones académicas utilizamos como referencia para todos nuestros estudios”, asegura el profesor investigador del Instituto de Investigaciones de los Recursos Naturales (Inirena) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) Arturo Chacón Torres.

El recuadro oficial muestra que apenas la actual administración inició operaciones en septiembre de 2018, las cifras de tonelaje mensual bajaron de un promedio de 34 mil a cerca de 20 mil.

(Foto: Pixabay)

Para el Ayuntamiento, Veolia simplemente mintió

“En las bitácoras hemos detectado que un camión cargado tarda media hora en hacer un recorrido”, expone una fuente del Ayuntamiento. “Pero los tiempos no cuadran: 30 minutos en trasladarse por varias zonas, recoger cientos de kilos de la basura, regresar al sitio de disposición final, vaciar el contenido… No tiene sentido”.
Según la misma autoridad, terminar el contrato con Veolia implicaría un ahorro de 100 millones de pesos para los morelianos.

(Foto: Secretaría de Servicios Públicos -H. Ayuntamiento de Morelia)

Una trasnacional cuestionada

Desde 2007, Veolia ha tenido numerosos cuestionamientos públicos en al menos tres países: Chile, Venezuela y México. En el caso mexicano hay denuncias en Aguascalientes, Ciudad de México, Chiapas, Estado de México, Michoacán y Veracruz. En el caso chileno, la justicia de ese país ya comprobó que Veolia sobornó directamente a un político local para obtener un mejor contrato.

Un repaso rápido por el historial de la prensa nacional –cuyos links de presa local desde los cuales se extrajo esta información aún están disponibles– arroja más luces respecto de la forma de operar de la empresa.

El 30 de mayo de 2007 el Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas, acusó públicamente a Proactiva Veolia de cobrar 11 millones de pesos mensuales por brindar un mal servicio de recolección de basura.

“Pese a que las afectaciones que la empresa ha provocado son innumerables debido a la contaminación generada por su relleno sanitario, el gobierno municipal no está en condiciones de romper el contrato, puesto que tendría que pagar una cantidad cercana a los mil millones de pesos”, reportó entonces la prensa local. La circunstancia, indican desde el Ayuntamiento de Raúl Morón, se replica casi al pie de la letra en la capital de Michoacán.

Casi 8 años más tarde, el 2 de diciembre de 2015, la prensa de la misma ciudad reportó que “un grupo de geofísicos ingresó a las instalaciones de Proactiva a verificar la posible responsabilidad de la empresa en la contaminación de un manantial aledaño. Los geofísicos se presentaron con una orden de ingreso con número 1688-B/2015. Sin embargo, la mencionada empresa negó la entrada a estas personas poniéndoles diferentes trabas, como el color pálido de un número del documento”.

La nota continúa: días más tarde, los profesionales de la tierra pudieron ingresar tras ocho horas de espera. Los geofísicos señalaron que prácticamente fueron hostigados desde el momento de su ingreso al lugar, que un grupo cuestionó la trayectoria académica de los supervisores, que cada uno tuvo a un acompañante que lo seguía, que sólo se les permitió realizar pruebas en zonas autorizadas por el personal de Proactiva, que debieron entregar sus teléfonos celulares y cámaras fotográficas, que se les impidió voltear o alzar la vista en ciertas áreas de la empresa, y que se les negó el acceso al relleno sanitario.

La situación no quedó ahí. El 22 de junio de 2016 la prensa local reportó que “la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició un proceso administrativo contra la empresa Proactiva Medio Ambiente de Tuxtla S.A. de C.V., concesionaria del relleno sanitario en el predio San Francisco Tucutzano, según el documento BP/542-16. Lo anterior se hizo público el pasado 18 de mayo del año en curso, además de que esta empresa es responsable de la inadecuada disposición final de residuos peligrosos, encontrándose otras 12 irregularidades no subsanadas”.

Un año más tarde, en mayo de 2017, organizaciones ambientalistas y de derechos humanos pidieron rechazar proyecto el de “Termovalorización” de la basura para la Ciudad de México, que pretendía instalar un incinerador en la Zona Metropolitana del Valle de México, “con lo que aumentaría la contaminación atmosférica con metales pesados, perturbadores endocrinos y contaminantes orgánicos persistentes”. El tema aún está en litigio y, según la planificación original, la empresa iniciará funciones el 2020.

En agosto de 2017 tocó el turno a Xalapa, Veracruz. Entonces, la prensa local exhibió la historia de la gente del arroyo La Pesma, en donde “hace diez años los niños de la comunidad Chiltoyac se bañaban durante los atardeceres y las mujeres acarreaban agua en cántaros hasta sus hogares. Hoy el líquido ‘no sirve pa’ nada’: en el cauce del río desemboca plomo, mercurio y excremento, proveniente del basurero El Tronconal (gestionado por Proactiva)”. La nota incluso añade una foto en donde se observa un camión de Proactiva vaciando presuntos desechos químicos directamente en un cuerpo de agua.

Pero las denuncias continúan. El 4 de marzo de este año, el presidente de la Comisión del Agua Potable y Alcantarillado del Cabildo de Aguascalientes pidió que Veolia México sea un sujeto obligado de rendir información al Instituto de Transparencia del Estado.

Y ese mismo mes, otra vez en Xalapa, el Ayuntamiento reportó que, “ante la decisión arbitraria, unilateral, de cerrar el relleno sanitario de Tronconal a partir de hoy miércoles por la empresa transnacional Veolia México, el gobierno municipal de Xalapa hace del conocimiento (que) responsabilizamos plenamente a la empresa Veolia México de los problemas sanitarios y ambientales que se generen”.

El comunicado del Ayuntamiento agrega que desde 2011 la empresa ocasionó daño ambiental y que el Cabildo decretó la extinción de su contrato de concesión en abril de 2018, “con base en la ineficiencia y pésimo servicio, así como el alto costo que representa para los xalapeños”. También anunció un juicio mercantil y una investigación en manos de la Fiscalía General del Estado, y recordó que en distintos momentos el Poder Judicial negó a Veolia México tres amparos contra el Ayuntamiento.

De manera más reciente se reportó una denuncia en el Estado de México. El 29 de marzo de este año, en sesión extraordinaria de Cabildo de Tlalnepantla “se votó a favor de cancelar la concesión otorgada el 23 de junio de 1997 a la empresa Mexicana de Medio Ambiente S.A. de C.V., hoy denominada Proactiva Medio Ambiente MMA S.A. de C.V. y/o Veolia Residuos Bajío S.A de C.V., ya que no cumple las condiciones de operación establecidas en el contrato”.

Según la prensa local, “el edil Raciel Pérez Cruz indicó que el objetivo es cuidar la salud de los habitantes de las comunidades ubicadas alrededor del relleno sanitario, como Providencia, Barrientos y Tequexquináhuac, y de la población en general, ya que el mal manejo del relleno sanitario puede provocar enfermedades a los vecinos y contaminación de los mantos freáticos”.

Finalmente, el 1 de abril el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, exigió a la empresa Veolia abandonar la operación del basurero de El Tronconal, “al no cumplir con el convenio firmado con el Ayuntamiento”.

Pero la trasnacional Veolia tiene también flancos en otros países. En Venezuela, en 2008 un informe encargado por el gobierno acusó a Veolia y Proactiva de “dejar a miles de pobres sin agua potable y de contaminar irreversiblemente ríos, lagunas y lagos del país”.

Y en abril de 2017 se produjo en Chile el hecho más indesmentible en contra de la empresa: la Fiscalía Occidente de Santiago de Chile estableció que el entonces exconcejal (equivalente a un regidor) Antonio Neme cumpliría condena en libertad y pagaría un equivalente a 774 mil pesos mexicanos por recibir un millón 520 mil 570 pesos de la empresa Proactiva para hacer gestiones a su favor en una licitación de recolección de residuos sólidos en 2011.

Esta forma de operar concuerda con los objetivos de la empresa. En un boletín interno de julio de 2010, Proactiva se ufanaba de obtener nuevos contratos en Brasil, Venezuela, Colombia, México, Argentina, Perú, Chile y Ecuador, y anunciaba que sus expectativas para los próximos años “están necesariamente vinculadas al contexto en el que actuamos y a la evolución de los mercados: la población de América Latina crecerá en los próximos años en torno a un 10% y se concentrará en las ciudades”.

El daño en Morelia

En Morelia, afirma Chacón Torres, el relleno sanitario genera dos problemas graves. “Primero, que está en el peor sitio: una zona de infiltración y en donde, además, hay fracturas. Ahí se filtra todo ese líquido negro a las aguas. Ese líquido afecta al triángulo compuesto por la carretera de Quiroga, la carretera de Pátzcuaro y el Cerro del Águila. En toda esa zona, entre los 5 y los 200 metros de profundidad, está el banco de agua más importante de Morelia. Justo ahí está el basurero”.

“Segundo –agrega–, una gran parte de la basura se separa, pero no toda. El manejo del relleno sanitario se hace relativamente bien; yo le daría un 8. Pero es un hecho que hace falta mejorar la separación de la basura, tener un mayor control de los lixiviados y emprender la generación de biogás. Una nota 8 implica que sí se contamina”.

(Foto: Secretaría de Servicios Públicos -H. Ayuntamiento de Morelia)

Chacón Torres aclara que con la tecnología actual sí es posible gestionar residuos con un 0% de contaminación, y afirma que lo más grave es que los residuos son acumulativos. Para explicarlo mejor recurre a un ejemplo gráfico.

“En el caso de los residuos, importa mucho la cantidad y la frecuencia. Imagine que usted fuma cigarrillos. Puede no fumar nunca y de pronto consumir una cajetilla completa; fuera de que tendrá tos, si regresa a su vida normal no tendrá grandes afectaciones físicas.
“Ahora imagine que fuma poco; digamos, tres o cuatro cigarrillos cada día. Pero los consume a diario, de manera permanente durante muchos años; aunque sea poco, tendrá consecuencias irreversibles para su salud. Lo mismo ocurre con el manejo de la basura”.

El académico ahonda en el tema. “Es un hecho que la basura se degrada en compuestos peligrosos. Los lodos que se generan son potencialmente ocupables, pero sobrefertilizan las aguas. Así pasó en los lagos michoacanos, en los cuales creció la flora nociva como el lirio. Los lodos, llenos de compuestos como fósforo y nitrógeno, generan un desequilibrio en el sistema”.

En Morelia, agrega Chacón, el especialista Víctor Hugo Garduño elaboró un estudio que identifica varios lugares adecuados para instalar rellenos sanitarios en Morelia. “No hay un lugar, sino varios, donde existen arcillas que son muy buenas para los rellenos”, dice Chacón. “Pero ninguna administración municipal ha estudiado ese tema”.

Los planes del Ayuntamiento

Fuentes del Ayuntamiento de Morelia indicaron a este reportero que las autoridades municipales están al tanto de las afectaciones que provoca la ubicación del relleno sanitario, agravadas por la gestión de Proactiva. Por eso mismo, señalan, se pretende contratar a una nueva empresa, de las cuales ya hay tres propuestas, que tengan la capacidad de generar biogás para deshacerse de la basura.

(Foto: Andrea Bocanegra)

 

“Se trata de una tecnología más cara”, dice Chacón Torres, “pero sin duda la más óptima para las condiciones actuales de Morelia”.

Además del avance ecológico, insiste el Ayuntamiento, el costo sería mucho menor: hasta 130 pesos por tonelada, contra los 203 pesos por tonelada que se pagan hoy a Veolia sin generar biogás. El Ayuntamiento afirma que llegará hasta las últimas consecuencias y, según los documentos, la empresa no está dispuesta a retirarse sin obtener un jugoso beneficio económico a cambio. La batalla por la basura recién comienza.

La versión de la empresa

En los documentos en poder de este reportero, Proactiva (hoy Veolia) se defiende con base en dos argumentos: primero, que su gestión cumple con la Norma Oficial Mexicana 052-Semarnat que establece las características, el procedimiento de identificación, clasificación y los listados de los residuos peligrosos. Segundo, que el Ayuntamiento de Morelia ha incumplido el contrato debido a que envía irregularmente a camiones del Ooapas a lanzar residuos de manejo especial al relleno sanitario gestionado por Proactiva.

Respecto del primer punto, Veolia cuenta con un estudio encargado al laboratorio ABC Analitics de la Ciudad de México, que establece que el manejo de residuos cumple con la norma.

“ABC Analitics es un laboratorio serio, cuyos resultados son confiables”, admite Chacón Torres. Sin embargo, aclara que el hecho de que se cumpla con norma la no significa que no exista contaminación. “Los países necesitan inversión y por eso, especialmente en Latinoamérica, tiene legislaciones más laxas en temas como el medio ambiente”.

Respecto de los camiones del Ooapas, la empresa Veolia adjunta incluso fotografías que los muestran vaciando contenido en el relleno. Sin embargo, el Ayuntamiento aclara este punto.

“Se trata de material producto de la limpieza de drenajes municipales que contienen los taponamientos de residuos sólidos con lodos, y no incumplen ninguna norma”, aclara Esteban González Luna, director de Residuos Sólidos del Ayuntamiento.

(Foto: Gabriela Alcantar Garcia)

Este medio se comunicó directamente con Veolia México. El correo enviado decía, al pie de la letra: “Buenas tardes. Soy reportero. Investigo algunas de las irregularidades de su empresa en todo el mundo, y algunas inconsistencias en la ciudad de Morelia, Michoacán. Me gustaría contar con su versión. Muchas gracias”. No hubo respuesta de Veolia.

 

Las toneladas de basura diarias que reportó la empresa alcanzaron el máximo en 2016-2017, durante la administración independiente. Desde 2008 los ediles que pagaron a Proactiva/Veolia fueron Carlos Macouzet, Fausto Vallejo, Rocío Pineda, Manuel Nocetti, Wilfrido Lázaro, Salvador Abud y Alfonso Martínez.

 

2008 -639 toneladas diarias.
2009-706 toneladas diarias.
2010-812 toneladas diarias.
2011- mil 951 toneladas diarias.
2012-mil 87 toneladas diarias.
2013-mil 113 toneladas diarias.
2014-937 toneladas diarias.
2015-735 toneladas diarias.
2016-mil 137 toneladas diarias.
2017-mil 132 toneladas diarias.

EL DATO

El contrato con Proactiva se firmó el 19 de febrero de 2007, por una duración de 15 años, por lo que en teoría debiera terminar en el año 2022.

CA