A nivel internacional, nacional y estatal se ha consolidado una evolución garante de los derechos humanos, que busca proteger a los grupos más vulnerables dentro del tejido social.

En este tenor, en el estado de Michoacán se vive una incertidumbre en el tema de los derechos humanos, puesto que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) sigue sin contar con un nuevo ombudsman. Todo esto, derivado de las anomalías suscitadas el 15 de diciembre de 2019, en que el Pleno del Congreso de Michoacán ‘embarazó’ una urna donde aparecían 44 votos cuando son 40 los diputados locales.

En lo que el Congreso de Michoacán se pone de acuerdo para elegir una nueva terna y darle seguimiento y celeridad al proceso de renovación de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, hacemos un breve análisis de 4 puntos esenciales que deberán trabajarse el próximo año para el mejoramiento de los derechos humanos en el estado, y son los siguientes.

Modificación a la Ley de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos

La Ley de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos necesita, a la brevedad, modificaciones para que cumpla y se adapte a las necesidades de la sociedad, puesto que, cabe mencionar, esta ley aún vigente contiene disposiciones normativas que restringen la esfera jurídica de los gobernados.

Estas modificaciones, que es urgente realizar, tienen como objetivo reforzar las políticas públicas que emplea la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, puesto que en muchas ocasiones los resultados que se esperan no son los adecuados, ya que las funciones y atribuciones de los funcionarios de la CEDH se ven limitadas por mandato normativo.

Modificación estructural

En Michoacán hay una grave crisis en materia de derechos humanos; por ello, para salir de esta problemática es necesario reestructurar tres elementos esenciales. Primero: contar con personal altamente capacitada en la CEDH. Segundo: se necesitan programas y planes de acción que se adecúen a las necesidades y demandas de la sociedad, puesto que gran parte de la crisis actual en materia de derechos humanos en Michoacán deriva de que los planes y programas de acción no se adaptan a las necesidades de la sociedad y han quedado rebasados y obsoletos. Tercero: dotar a la CEDH de un presupuesto digno y suficiente, para que pueda llegar a los lugares más lejanos y remotos del estado (mediante el ombudsmóvil), con el fin de conocer violaciones a derechos humanos en estos lugares y darles seguimiento y solución a los problemas que atentan contra los grupos altamente vulnerables.

Modificación de los procedimientos de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos

Cuando existe una presunta violación a derechos humanos, el quejoso lo que pretende, en su momento, es que se le dé una solución rápida y eficaz, en donde se le subsane la afectación a su esfera jurídica. Pero en muchas de las ocasiones esto no sucede, ya que los procedimientos que contempla la CEDH son muy tardados y burocráticos, por lo cual el quejoso desiste de la queja. Esto ocasiona que la autoridad responsable siga realizando acciones que seguirán afectando la esfera jurídica de los gobernados.

Los procedimientos de quejas ante la CEDH deben ser lo menos burocráticos posible y ser solucionados en un lapso muy breve, cosa que no ocurre en la actualidad, puesto que hay quejas que son solucionadas en 6, 9 meses o 1 año después de que se presentó la queja. Lo ideal es que en un plazo razonable, de 3 meses y no más, se le dé solución a los procesos que se presentan en la CEDH, sobre las quejas que conoce, para brindar una protección al quejoso.

Estrategias de prevención de violaciones a derechos humanos en Michoacán

Los resultados y la eficacia de toda Comisión de Derechos Humanos, ya sea nacional o estatal, dependerán de la manera en que previene actos violatorios a derechos humanos por parte de la autoridad hacia los gobernados. Mas no depende de cuántas quejas conoce y recomendaciones emite en un determinado tiempo.

Por ello, la CEDH deberá celebrar convenios con las diferentes instituciones del estado, con el fin de brindar capacitaciones y evaluaciones constantes en materia de derechos humanos, para prevenir actos violatorios de éstos por parte de los operadores del Estado en sus diferentes instituciones y órdenes de gobierno.

El cerrar ciclos no quiere decir que los problemas desaparezcan, por ello visualizamos y trabajamos ya en proponer soluciones en materia de derechos humanos para el 2020, buscando así el bienestar de las y los michoacanos.

R