Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente quisiera invitar a todos a que nos sumáramos a esta iniciativa que no solamente proviene de una moda, una mentalidad, que hoy se ha hecho común sino que tiene raíces pronuncias en el cristianismo porque para nosotros lo creado, el cosmos, tiene las huellas del Dios poderos, del Dios creador.

Al hacerse hombre el hijo de Dios, dignificó al mundo, cristo cabeza el cosmos nos hace respetar las cosas creadas porque son un camino también para reconocer la grandeza de Dios.

Lo que es el cuidado del aire, el cuidado del agua, el cuidado de los bosques tiene mayor sentido si ponemos a la persona humana en el centro, la persona humana que tiene la inmensa dignidad de haber sido digna de amor por parte de aquel que se hizo hombre.

La ecología autentica es la ecología humana, una ecología integral en donde realmente hacemos del mundo una casa, un hogar en donde se vive el amor, donde se vive esta manifestación de la grandeza de Dios a través de las manos, a través de la labor, del hombre que en lugar de destruir, en lugar de ser déspota realmente embellece, cuida lo que dios ha puesto en nuestras manos

Seamos hombres, mujeres de responsabilidad pero también de entusiasmo, y de cuidado amoroso de la casa común del mundo en el que vivimos