Después de nueve años de trabajo intenso en nuestra Patria, el señor nuncio apostólico, monseñor Christophe Pierre, francés de origen, ha recibido la encomienda de representar al Papa en los Estados Unidos de Norte América a donde se traslada esta semana para iniciar su nueva misión.

Un nuncio es por una parte un diplomático, un embajador del estado del Vaticano ante las autoridades de determinado país, pero es sobre todo un pastor de la iglesia, alguien que en nombre del Papa está cerca de los obispos, animando a la comunidades, anunciando la palabra de Dios y podemos decir que monseñor Pierre fue un nuncio muy digno, muy generoso, muy prudente, y al mismo tiempo, con una visión para animarnos a todos a vivir como iglesia en estas circunstancias del mundo en donde una cultura nueva nos exige también profundo cambio de actitud.

Agradecidos con monseñor Christophe Pierre, le deseamos lo mejor en su nueva encomienda y esperamos también que el Papa nombre nuevo representante suyo en nuestra patria.