Este domingo 8 de mayo Día de la Ascensión de Jesús a los cielos, celebramos la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

La comunicación es fundamental no sólo para el ser humano que está hecho para transmitir, compartir la verdad, la belleza, la bondad, sino también de manera muy especial para los cristianos.

Jesús es el gran comunicador que nos manifiesta a través de su palabra y de su persona quién es Dios, y Jesús envía a sus apóstoles para que transmitan buenas noticias. Hoy en día tenemos medios extraordinarios, eficaces, para que llegue a todos los rincones del mundo un mensaje de esperanza, un mensaje que de alegría.

Tristemente, a veces los medios de comunicación se banalizan, se hacen superficiales o inclusive algunos sirven también quizá de manera inconsciente para sembrar maldad o despertar enemistades o para rebajar la dignidad del ser humano.

Me llama la atención que en un estado del país del norte, recientemente el gobierno declaró que la pornografía es un mal para la sociedad, cuidemos que con un discernimiento sano, los medios de comunicación construyan,, sirvan para dignificar la vida, para ayudarnos a todos para ser mejores, más solidarios, con una vida más positiva.

¡Felicidades!