Me da mucho gusto saludarles a todos.

Hoy les quiero platicar que estamos en un encuentro con el Presbiterio de la Arquidiócesis de Morelia, hemos estado platicando en esta mañana los sacerdotes que es una cantidad muy difícil para poderlos contactar personalmente pero se han estado presentado por las zonas del pastoral que hay en la Arquidiócesis y estamos aquí conviviendo con alrededor de 500 sacerdotes.

Quiero mostrarles yo lo que anhelamos vivir con los sacerdotes; vivir en amistad, en fraternidad y hoy yo los estoy proponiendo que todos asumamos el compromiso de cumplir la paz, desde la evangelización que realicemos en nuestras parroquias, en los ministerios y servicios que prestamos en la Arquidiócesis, que nuestro mayor anhelo sea atender a las víctimas de la violencia, cuidar a los enfermos, atender aquellas personas que tienen más necesidad y poderles ofrecer desde la iglesia consuelo, esperanza y fortaleza.

Creo que esto será algo muy importante si logramos hacer que los sacerdotes estemos unidos y crezcamos en la fraternidad. A todos los pido que estén al pendiente de los sacerdotes, que hagan mucha oración y que nos ayuden para que sepamos ser entre ustedes buenos pastores que construyamos la paz, sobre todo atendiendo a las víctimas de la violencia y estando cerca de quienes más lo necesitan

A todos les hago llegar mi bendición: El señor esté con ustedes, la bendición de Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre, amén.