(Foto: Cortesía)

 Morelia, Michoacán (Boletín).-  “Este 2018, es un año de definiciones claras y contundentes, en el que la prioridad tiene que ser el pueblo mexicano, que exige que se profundice nuestra transición a la democracia, en donde es fundamental la participación de los ciudadanos en las decisiones más importantes para que se tenga un mejor presente en nuestro país”, afirmó el diputado local, Manuel López Meléndez.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Social en la LXXIII Legislatura Local indicó que este inicio de año ha sido complicado para miles de familias en México, ante el incremento en los precios de los productos de la canasta básica y gas doméstico, así como en los precios de la gasolina que siguen aumentado, lo que ocasiona que se aumente la desigualdad y pobreza.

Por ello, dijo que resulta fundamental que en este periodo anual los ciudadanos jueguen un papel importante en la toma de decisiones, y que la voz de todas y todos sea escuchada, para que se construya juntos un verdadero cambio.

Como diputado local mencionó: “siempre he tenido claro que a las y los ciudadanos nos debemos y que por ellos es que tiene sentido todo nuestro trabajo y compromiso legislativo; por lo que nuestra prioridad -en todo momento- debe ser construir un mejor presente para todos, en donde la igualdad de oportunidades sea una realidad y no sólo un discurso”.

En el país, dijo, se requiere de un gran pacto social, encabezado por todas y todos, sin distingo de partidos o intereses particulares, en el que la prioridad sea fortalecer el desarrollo del país, combatir la pobreza y desigualdad y generar mejores condiciones de vida para todos los mexicanos.

Reiteró que este 2018 se concentrarán gran parte de las esperanzas de los mexicanos y se decidirá el rumbo del país, en el que todos podemos colaborar en la consolidación de nuestra transición a la democracia.

Enfatizó que las instituciones, partidos y poderes “tenemos frente de nosotros un amplio reclamo social de seguridad, de justicia expedita y confiable, y de respeto a los derechos humanos, lo que nos obliga a resolver, en el marco de los derechos fundamentales, nuestros problemas y, con la fuerza de ellos, escalar en los niveles de desarrollo económico, social y de justicia social para todos”.

CA