Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- A finales del siglo XIX apareció por primera vez la técnica 3D con el propósito de mejorar los efectos especiales de las obras audiovisuales. Hoy, en pleno siglo XXI, el 3D constituye un ensamblaje de tecnologías que se adentra en múltiples y diferentes ámbitos como las ciencias médicas, el diseño y la industria aeroespacial. Y con mayor fuerza en los años recientes, en la arquitectura, el urbanismo y la construcción.

Algunos ejemplos resaltantes de la aplicación de la tecnología 3D en los últimos rubros mencionados son el puente peatonal impreso en 3D en Alcobendas, Madrid (2016), así como la creación de la mayor impresora 3D de hormigón del mundo en Dubái (2019). También sobresale la réplica 3D de la escultura “El Oso y el Madroño” que la empresa Acciona donó a la ciudad de Guadalajara, México (2017). Dicha réplica ostenta un peso aproximado de una tonelada y una altura de 1.65 metros, tardándose solamente dos semanas para crearse.

La primera impresora 3D fue creada en 1976 cuando se implementó el sistema de inyección de tinta. En 1984 esta tecnología se modificó y se inventó la impresión con materiales, dando paso al mecanismo estándar que procesa e imprime diseños tridimensionales a partir de archivos digitales. Usualmente se empleaba de forma lúdica para crear objetos pequeños como balones o sombreros. Sin embargo, en la actualidad se vienen implementado sistemas a gran escala que abrevian los tiempos de ejecución de obras, además de concretar diseños que técnicas tradicionales no se podrían efectuar. Dubái ha sido uno de los primeros países que ha exigido legalmente la utilización de la tecnología 3D en la construcción de edificios (desde 2025 entrará en vigor dicha norma).

Luis Clemente, Director de Impresión 3D de Acciona para Oriente Medio, ha puntualizado que la tecnología 3D contribuye a una provisión de infraestructuras ecofriendly con energías limpias. Precisa que, además de una eficiente automatización de los procedimientos de construcción, esta novedosa tecnología facilita la reducción de residuos durante la fabricación, debido al reciclaje de la materia prima.

Desde Acciona y otras entidades del sector se sostiene que, de haberse alcanzado tal nivel de tecnología hace un par de años, se habría podido reconstruir y hasta reproducir con total exactitud la catedral de Notre Dame de París luego del incendio. Esto se hubiera conseguido solamente con la base de un modelo virtual de la catedral. Aquello permite subrayar que la impresión 3D también funciona en la rehabilitación de estructuras dañadas o en la reproducción de objetos históricos desaparecidos. Una de las primeras pruebas de ello es la réplica milimétrica de El Arco de las Dueñas realizada por la empresa Acciona y el Museo Arqueológico Nacional de España, lugar que alberga dicha proeza tecnológica.

fgmm