Jean Cadet Odimba columna mimorelia

¿Hacia dónde va el tema de los derechos humanos de las mujeres en la actualidad en México? Se está yendo por buen camino, pero a paso lento. Las bases y el compromiso del cambio ya están establecidas por parte del Estado, pero la tarea es difícil, pues existe mucha resistencia por parte del sector masculino, debido a que ven a las mujeres como un medio de obstaculización en lo referente al desarrollo del Estado, justificándose con que el tema de los derechos humanos de las mujeres es meramente un discurso político.

Si bien el Estado mexicano ha estado en la mira de la comunidad internacional sobre la problemática que hay hacia la mujer en los sectores social, político, público, laboral, etcétera, es necesario señalar que ante esta presión ha empleado acciones, planes y políticas públicas para combatir esta problemática que atenta contra la esfera jurídica de las mujeres. Por ello es necesario que, ante esta problemática, las mujeres jueguen un papel activo en la vida democrática del país.

La accesibilidad es uno de elementos esenciales en cuanto a la evolución de los derechos humanos de las mujeres. Pues, cabe mencionar que hubo una época en la cual la mujer se veía limitada en cuanto a la participación de la vida política del país, pues hasta antes de 1955 la mujer no podía ejercer su derecho a votar (derecho a sufragio), por ello, fue hasta el 3 de julio de 1955 que se da un gran logro en pro de los derechos de las mujeres, dejando un precedente en cuanto al papel de la mujer en la toma de decisiones del país.

Otro gran logro que se tiene en México en pro de los derechos político-electorales de las mujeres se debe a las reformas constitucionales que se dieron en el año 2014, las cuales reestructuran la institución democrática del país. Pues en dicha reforma se plasman bases de igualdad entre hombre y mujeres, para elección de cargos de elección popular, lo cual se conoce como “paridad de género” (igualdad). Esta paridad de género es un gran logro, pues evita que las mujeres queden en un estado de inferioridad frente al hombre.

La base fundamental del desarrollo y progresividad de los derechos humanos de las mujeres depende, en mucho, de los avances que se han dado en materia político-electoral.

Cabe mencionar que las mujeres que son electas para ocupar un cargo de elección popular priorizan la necesidad de tutelar de manera efectiva ciertas áreas en las cuales las mujeres han sido altamente vulneradas, tales como los derechos en materia laboral, educativa, de salud, seguridad, políticos, entre otros.

Algo en lo que se ha avanzado considerablemente en el respeto de los derechos humanos de las mujeres se debe al tema de la equidad de género, que es primer elemento para poder llegar a consolidar esa igualdad entre mujeres y hombres que establece la Constitución. Pues cabe mencionar que la equidad es darles las herramientas necesarias a las mujeres para que puedan tener un pleno estado de bienestar para disfrutar sus derechos humanos. Esta equidad de género la podemos ver de manera más clara cuando se habla de alerta de género, la cual tiene como objetivo hacerle saber al Estado que debe crear medidas o políticas públicas más eficientes para garantizar la idónea protección de los derechos de las mujeres que se ven afectadas por la violencia.

Por otro lado, las mujeres, mediante la participación directa del país, han establecido una normatividad más garante en temas de libertad. La libertad a la cual se hace alusión recae en temas de proteger sus derechos de participación política y, en especial, en temas de libertad de sus derechos sexuales.

El tema de los derechos sexuales de las mujeres ha tenido gran relevancia e impacto social, pues cabe mencionar que existe mucha resistencia de los hombres sobre la aceptación de este tema. Esto se debe a que el Estado mexicano se caracteriza por ser un país machista, en el cual es mal visto que las mujeres realicen acciones que van en contra de lo que tradicionalmente se veía. Por ello es que mediante la cooperación de los tres Poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) se han empleado bases para brindar una eficaz protección de los derechos sexuales de las mujeres. Esto es, sin duda alguna, un gran logro en un país democrático como México.

El Estado mexicano, a partir del año 2011, con la reforma constitucional en materia de derechos humanos, ha emprendido un serio compromiso en pro de los derechos humanos de los gobernados, y en especial con los grupos altamente vulnerables (las mujeres). Por ello, la evolución de los derechos humanos de las mujeres en México apenas empieza. Son varios temas a los cuales hace falta adentrase para regularlos de la manera más idónea, pero ya se están dejando sólidas bases y grandes precedentes, tanto legislativa como judicialmente. Ahora depende del Ejecutivo dotar de todos los recursos humanos y económicos posibles para solidificar la materialización de los derechos humanos de las mujeres mexicanas y que puedan tener un estado pleno de bienestar.