Jean Cadet Odimba columna mimorelia

El tema de la violencia hacia las mujeres en Michoacán en una época de quebrantamiento institucional. Ante la interrogante en cita, la respuesta es fácil: la violencia en Michoacán crece desmesuradamente y las instituciones no hacen nada para prevenir, combatir y erradicar la violencia hacia las mujeres. Pues las respuestas que dan son meramente discursos políticos que no tienen base o fundamento alguno que las respalde.

En la última década el Estado mexicano ha estado a la vanguardia en el tema de los derechos humanos; pues es a partir de ahí, del respeto de las libertades del hombre, donde se empieza a estructurar un estado de derecho como tal, pero cabe resaltar que hay un tema en donde no se han empleado las medidas necesarias, y ese tema es la violencia hacia la mujer, pues se ha dejado al sector femenino en un estado de vulneración, ocasionando severas afectaciones a su esfera jurídica. Por ello es que desde el año 2016 se emitió la Alerta de Género en el estado en 14 de sus 113 municipios.

Hoy en día se ha puesto el ojo de la comunidad internacional sobre la eficacia de las instituciones del Estado mexicano, y en especial a dos de sus Poderes: el Ejecutivo y el Legislativo. Estos dos Poderes son quienes de manera directa deben participar en este tema, que es de gran importancia.

El Poder Ejecutivo y el Legislativo, en los diferentes niveles de gobierno, no han obtenido los resultados esperados, razón de que en muchas de las ocasiones los planes que emplea el Ejecutivo no son los oportunos o carecen de eficacia. Por otro lado, en el quehacer del Poder Legislativo, las leyes que regulan la protección idónea de los derechos humanos de las mujeres tienden a tener severas deficiencias jurídicas (lagunas de ley), teniendo como resultado que la mujer siga estando en un estado de vulneración. Ante esta problemática de eficacia de los dos Poderes en cita, debemos señalar que el Poder Judicial de la Federación ha estado construyendo una nueva carretera de progresividad de los derechos humanos de las mujeres.

Ahora bien, en una columna que lleva el nombre de “Ineficiencia para atacar violencia contra las mujeres”, de la revista electrónica Animal Político, podemos encontrar datos de gran relevancia sobre la situación de violencia que hay: (…) En México, de acuerdo con la última Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDRH, 2011), el 63% de mujeres de 15 años o más ha experimentado algún tipo de violencia, con prevalencia del 62.7%, y en su forma más extrema, el feminicidio, categorizado como el asesinato motivado por la misoginia, un crimen de odio contra las mujeres por el hecho de ser mujeres (…). Es aquí donde podemos analizar que una de las acciones delictivas que más se comenten hacia las mujeres es el feminicidio; esto ha ocasionado que de ahí se desprenda que las legislaciones de los diferentes países del continente americano hayan elevado a su normatividad penal la conducta del feminicidio.

Ahora bien, Michoacán es un estado que se encuentra en constante supervisión del gobierno federal, pues la constante inseguridad en que se encuentra el estado se debe al crimen del organizado; por ello se ha puesto en tela de juicio la eficacia de las instituciones estatales. Esto ocasiona que la sociedad en Michoacán, como en gran parte de la sociedad del país, no crea en las autoridades ni en los planes que implementan en cuanto a la protección de los derechos humanos de las mujeres.

En la actualidad, el estado de Michoacán vive en una inestabilidad política, económica, institucional, etcétera, por ello es que el tema de la violencia hacia las mujeres ha crecido considerablemente en la última década. Muestra de ello son los datos que en su momento el periódico El Universal señaló en una nota periodística denominada “Violencia contra las mujeres en Michoacán”, el cual establece los siguientes datos: en 2017, los delitos principales de presuntas víctimas mujeres se distribuyeron de la siguiente manera: lesiones dolosas, con el 80.1%; lesiones culposas, con 8.4%; homicidio culposo, con 4.6%, y homicidio doloso, con 2.9%. Para el delito de feminicidio se registró el 0.4% de las víctimas; asimismo, debe adherirse también a los datos previamente citados que las víctimas eran de un aproximado de 18 años en adelante.

Asimismo, una de las modalidades de violencia que ha ido creciendo es la violencia con armas de fuego, pues “(…) en 2017 fueron el 62.2% de las víctimas mujeres que evidenciaron esta modalidad del delito”. Asimismo, en 2018 no fue la excepción de la violencia ejercida hacia las mujeres, pues hasta noviembre se tenían documentados 146 casos de mujeres asesinadas.

Ahora bien, la Fiscalía General del Estado de Michoacán establece que de enero a mayo de 2019 se han presentado 342 delitos en contra de mujeres, de los cuales 141 son de abuso sexual, 172 casos de violación, 26 de hostigamiento sexual y 3 casos de feminicidio. Cabe mencionar que estos actos delictivos se manifiestan en diversos sectores: laborales, educativos, entre otros.

El estado tiene un gran compromiso con la sociedad, pero en especial con las mujeres michoacanas, en lo referente a la efectiva tutela de sus derechos y libertades consagradas en el marco constitucional, legal e instrumentos internacionales de derechos humanos.

Hay mucho que hacer y de manera urgente. Deben emplearse planes y políticas públicas eficaces para brindar protección de los derechos humanos de las mujeres, pues los que hoy en día se implementan no han cumplido con las demandas de las mujeres michoacanas, y el fenómeno de violencia hacia las mujeres crece aceleradamente.