En el Derecho Procesal mexicano, cuando se habla del fuero común y del fuero federal se refiere al término de competencia, en específico, de la jurisdicción. Definiciones más, definiciones menos, jurisdicción es la facultad de resolver un litigio, y la competencia serían los límites de esa facultad.

Luego entonces, cuando se menciona fuero federal se habla de la correspondencia de aplicación de leyes federales, en un caso concreto, a los delitos cometidos en territorio que se considera federal o que están tipificados en los ordenamientos federales. Entre otros, están los delitos contra la salud (los relativos al tráfico de drogas y los relacionados con el comercio), ataque a las vías de comunicación, delitos contra la seguridad de la nación y delitos contra la seguridad pública y delitos ambientales, entre otros. Eso correspondería íntegramente al gobierno de la República.

Y en cuanto al fuero común, obviamente corresponderían como jurisdicción, ser atendidos por los gobiernos locales, estatales y municipales. De acuerdo con nuestra Constitución, estamos hablando de delitos tales como homicidios, robos, lesiones, daño en propiedad ajena, fraude y delitos sexuales, entre otros.

Lo ideal sería una real coordinación entre los tres niveles de gobierno, con una policía bien pagada y capacitada, que den resultados en la terrible realidad que estamos viviendo en México, en cuanto a índices delictivos.

Los índices delictivos
Sin embargo, en vez de avanzar, al parecer hemos ido en retroceso, con todo y la entrada en funciones de la Guardia Nacional. Por ejemplo, hace poco más de un mes, los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) señalaban a mayo –hasta ese momento– como el mes más violento de 2019; sin embargo, las cifras correspondientes a junio fueron fueron al alza, con lo que, además de ser el mes con más homicidios, las estadísticas arrojan que el primer semestre de 2019 es el más violento desde que se tiene este registro.

Y es que de acuerdo con las cifras oficiales, 3,080 personas fueron asesinadas en junio, mientras que en el acumulado de enero a junio las cifras arrojan un total de 17,608 víctimas de homicidio y feminicidio, una cifra récord en al menos 22 años.

Los cinco estados más violentos, de acuerdo con esas cifras, son Baja California, Guanajuato, Chihuahua, Estado de México y Jalisco. Y en el sexto lugar se ubica Michoacán.

Encarcelar a los corruptos y también a los omisos
Hay que decir que los meses más violentos se han generado en la administración de AMLO, es cierto, pero también hay que ser muy claros y señalar que el actual gobierno heredó un alza a la violencia homicida, creciente desde el año 2015, que no ha podido ser contenida; sin embargo, ya son 8 meses de gobierno, ya no se debe estar echando la culpa a los anteriores gobierno de todo, mientras las cifras de la violencia crecen. Si el actual gobierno tiene pruebas, que proceda, que denuncie, que meta a la cárcel a los omisos, a los que robaron, a los que defraudaron y a quienes le fallaron a los mexicanos por corruptos; seguro estoy que son muchos, incluso delincuentes de “cuello blanco” o hasta con fuero; pero seguir echando la culpa a los anteriores gobiernos, cuando ya se está ejerciendo el poder, ya no es adecuado a las problemáticas de nuestros tiempos.

Decía Charles de Gaulle: “He llegado a la conclusión de que la política es demasiado seria para dejarla en manos de los políticos”, y es que no es aceptable ni debe convertirse en regla que los diversos niveles de gobierno se laven las manos y se avienten la pelotita sin aceptar sus respectivas responsabilidades. Los delitos del fuero federal corresponden al gobierno de AMLO, y los del fuero común, a Silvano Aureoles, en Michoacán. Y el que haya una buena coordinación ya es un asunto maravilloso que hablaría de la madurez y estatura política de ambos funcionarios; pero la violencia debe ser detenida de una vez por todas.

Uruapan, Michoacán
El caso Uruapan es un ejemplo de muchos en el país; no se debe minimizar ni olvidar; 19 personas ejecutadas, colgadas algunas, descuartizadas otras, 16 hombres y tres mujeres. No podemos perder la capacidad de asombro, no debemos ver los delitos, la pobreza, la injusticia y voltear a otro lado, porque si eso sucede en todos nosotros, estaremos perdidos, habremos equivocado el camino.

Las frases de AMLO
Del caso Uruapan, el presidente López Obrador dijo cosas muy interesantes que no hay que olvidar:

“Nosotros vamos a seguir atendiendo las causas que originan la violencia. Vamos a seguir combatiendo la pobreza, creando empleos, atendiendo a los jóvenes, que haya bienestar. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia. Y puede llevarnos tiempo, pero esa es la mejor estrategia”.

“La otra, está demostrado que fracasó. Precisamente inició ahí, en Michoacán, ahí fue donde se declaró la guerra al narcotráfico y se le pegó un garrotazo a lo tonto al avispero, y se produjo mucho daño, mucho sufrimiento al pueblo de México”.

“Entonces, se están presentando estos actos; sí son lamentables y constituyen todo un desafío para las autoridades, pero vamos a seguir con la misma estrategia. Y estamos seguros de que va a haber buenos resultados”.

“Ahí en Michoacán va a iniciar el programa de atención a jóvenes para prevenir adicciones”.

“Hay estados en donde tenemos más problemas que otros en materia de seguridad, es decir, hay más incidencia delictiva en algunos estados”.

“Hay 10 estados muy complicados a los que se les está dando una atención especial y se va a reforzar la vigilancia”.

Compartir