El próximo 23 de diciembre comenzarán las precampañas para quienes aspiren a los cargos de gubernatura del estado de Michoacán, así como para las diputaciones federales; luego vendrán las de diputaciones locales y ayuntamientos el 2 de enero. Todas concluirán el 31 de enero.

Las precampañas aparecen en el texto Constitucional con la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación el 13 de noviembre de 200, cuando se adiciona una nueva Base al artículo 41 Constitucional que es la IV, en la que se especifica que «la ley establecerá los plazos para la realización de los procesos partidistas de selección y postulación de candidatos a cargos de elección popular, así como las reglas para las precampañas y las campañas electorales».

En seguida se señala que las precampañas en ningún caso excederán las dos terceras partes del tiempo previsto para las campañas electorales; de manera que cuando son elecciones generales, es decir, cuando se eligen todos los cargos federales comenzando por la Presidencia de la República, las campañas duran 90 días, pero como en esta ocasión sólo se eligen en el orden federal diputaciones federales, entonces las campañas durarán 60 días, mientras que las precampañas no excederán los 40 días.

La Base IV en mención concluye con un categórico enunciado «La violación a estas disposiciones por los partidos o cualquier otra persona física o moral será sancionada conforme a la ley», de aquí se despliega en la legislación secundaria las faltas administrativas que se denominan como actos anticipados de precampaña y campaña que a golpe de sentencias de los tribunales electorales han suavizado las posibilidades a la luz de la interpretación garantista del voto pasivo, es decir, del derecho político como derecho humano a ser votado; de manera que se exigen cualidades que eviten subjetividades y ambigüedades.

Las precampañas son también el punto de arranque de la administración del Instituto Nacional Electoral de 48 minutos diarios en cada estación de radio y televisión, que se divide durante las precampañas, por un lado para los propios fines de las autoridades electorales, un total de 18 minutos, asimismo, para el ejercicio del derecho a su acceso a los partidos cuando como en Michoacán la precampaña local coincide con precampaña federal, un total de 30 minutos que se distribuyen en nueve minutos para la precampaña local y 19 minutos para la precampaña federal. Todos los cuales se utilizan a través de promocionales de 30 segundos, de manera que por cada estación de radio y televisión serán 96 spots pautados por día.

Pero si de por si esto ya es complejo, adicionemos que se distribuye en 30% igualitario entre los partidos políticos y un 70% de conformidad con el porcentaje de votos obtenido en la elección de diputaciones federales y en la elección de diputaciones locales inmediatas anteriores, según corresponda. Por cierto, si no se utilizan los promocionales para precandidaturas en lo particular, los partidos políticos los pueden ocupar con propaganda genérica.

Por otro lado, se inicia con las precampañas la fiscalización de los ingresos y egresos de quienes se ostenten con precandidaturas por parte del Instituto Nacional Electoral, no debiendo rebasar los topes de gastos que para cada caso se ocupa; para cada diputación federal es de $286,422.00, para cada precandidatura a la gubernatura es de $9,089,970.59.00; para cada diputación local es variable según el distrito y va desde $241,074.47 del distrito local 23 de Apatzingán, a $356,410.15 del distrito local 04 de Jiquilpan; y finalmente para cada ayuntamiento también es variable por municipio, que va de $31,295.11 de Lagunillas a $704,707.28 de Morelia.

Es importante precisar que el tope de gasto de precampaña no es un dinero que se les da públicamente, sino que es el máximo que se pueden gastar en las precampañas, que pueden provenir tanto del financiamiento público de los partidos políticos y de financiamiento privado.

Pero aquí salta a la vista un problema que no han resuelto las legislaturas y que tiene que ver con la disparidad de criterios legales para definir los topes, obsérvese como los topes de las precampañas de diputaciones locales son casi equivalentes e inclusive superiores a los topes de las precampañas de diputaciones federales, cuando un distrito electoral federal equivale a dos distritos electorales locales.

rmr