“No es solamente por lo que hacemos, sino también por lo que no hacemos, que somos responsables”. Moliére (1622 – 1673) Dramaturgo y humorista francés.

En relación al mensaje del gobernador Silvano Aureoles Conejo con motivo de su primer informe de labores, resulta preocupante que no haya considerado el tema de la rendición de cuentas.

Desde su campaña proselitista y en su mensaje tras rendir protesta como Ejecutivo estatal, Aureoles Conejo destacó que no habría borrón y cuenta nueva en su administración, pero se olvidó por completo de retomar este tema el pasado domingo.

Al referirse a las finanzas estatales, señaló textualmente que:

• “Recibimos las finanzas públicas en un contexto muy adverso. Un estado endeudado y sin liquidez, y contradictoriamente, con millonarios subejercicios de recursos federales”.
• “El problema financiero es estructural. Consecuencia de años de descuido e irresponsabilidad en el manejo de recursos públicos, lo que ha debilitado severamente la hacienda estatal”.
• “Los compromisos a corto plazo ascendían a 13 mil millones de pesos y los de largo plazo superan los 17 mil millones”.
• “El presupuesto incluía un déficit anual de más de 5 mil millones de pesos”.
• “Recibimos un estado con finanzas colapsadas”.

Pese a semejantes señalamientos, Silvano Aureoles, lo más que dijo fue: “no permitiremos que la corrupción y la impunidad regresen”. Mientras tanto, su secretaria de la Contraloría, Silvia Estrada Esquivel informó que no se ha concluido ningún proceso para sancionar a ex funcionarios estatales por presuntas irregularidades en el manejo de recursos, pero que están en proceso 200 inhabilitaciones y se han notificado 20 procedimientos por presuntas irregularidades en el manejo de recursos federales de los ejercicios fiscales 2014 y 2015.

Insisto, Silvano Aureoles debe considerar ir a fondo en esta materia, que le permitiría ganar legitimidad y credibilidad entre los michoacanos, pero sobre todo, le impediría pasar como cómplice de administraciones que gozan de un enorme sospechosismo de corrupción y presunto manejo irregular de los recursos públicos.
Vale destacar que suman ya 5 cuentas estatales que no han sido aprobadas por el Congreso local, 2 de la era Godoy Rangel y las restantes de Vallejo Figueroa Reyna García y Jara Guerrero; y conste, que en su momento, los mismos partidos políticos que votaron a favor del desastroso, opaco y hasta ilegal endeudamiento público de Michoacán, son los que en el último lustro no autorizaron las cuentas públicas… Imagínese usted, estimado lector, de qué tamaño son las irregularidades, para que entre quienes han sido comparsa, no hayan alcanzado acuerdos ni en lo oscurito para aprobarlas.

Y no sólo eso, recordemos que las Auditoría Superior de la Federación, hizo observaciones a Michoacán en casi 15 mil millones de pesos; y están observados otros 13 mil 650 millones de los ejercicios fiscales 2011, 2012 y 2013.

Así que ante semejante escenario, Silvano Aureoles no puede conformarse con lanzar indirectas en sus discursos, cuando ha tenido enfrente a los ex gobernadores y ex funcionarios que tienen postrado a Michoacán en materia financiera.

El Ejecutivo michoacano está obligado a ir a fondo, a cumplir sus promesa de campaña y provocar la rendición de cuentas; de lo contrario, será como Leonel Godoy que no quiso hacer nada contra Lázaro Cárdenas, por el “respeto” que le profesa al papá de su antecesor.

De lo contrario, será igual que Fausto Vallejo, que arremetió durísimo contra Leonel pero luego, simplemente reculo y no conforme con eso, lo llenó de halagos.
De no cumplir su compromiso de que no habrá borrón y cuenta nueva, Aureoles Conejo se parecerá a Salvador Jara con su pésimo manejo de los recursos públicos, como evidenciaron las auditorías, pese a que tuvo una niñera de nombre Alfredo Castillo.

¿Silvano Aureoles querrá asemejarse a sus antecesores? ¿Se conformará con ir ajustando su discurso y pretender que sus compromisos en materia de rendición de cuentas, se olviden? ¿Será que no se siente seguro de hacer un buen trabajo y prefiere no crearse enemigos? ¿Será que es honesto su saludo y sonrisas para con Fausto, Leonel y Salvador?

En fin, espero que el olvido de Silvano Aureoles en el mensaje con motivo de su primer informe de labores, NO sea en efecto, un borrón y cuenta nueva, sería su aceptación tácita a ser cómplice de lo que él mismo ha criticado.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.
cmongem@hotmail.com