(Foto Cortesía)

Morelia, Michoacán (Boletín).- Derivado de las auditorías que organismos públicos fiscalizadores realizan en la Secretaría de Educación en el Estado y, atendiendo las observaciones correspondientes, se solicitó a 800 trabajadores con claves directivas, de inspección y de supervisión, así como a los 319 con incompatibilidad, que se encuentran realizando funciones distintas a las que corresponde su nomenclatura de trabajo o que exceden el número de horas legales, regularizar su situación laboral.

A partir de una serie de auditorías, se observó que en el capítulo 1000, correspondiente a servicios personales, existen 800 trabajadores que devengaron salarios correspondientes a claves directivas, de inspección y de supervisión, sin estar realizando estas funciones; mientras que otros más superaron el tiempo establecido por jornada laboral, establecido por la ley, encontrándose en una situación de incompatibilidad de horarios laborales y/o número de horas trabajadas semanalmente.

En consecuencia, autoridades educativas notificaron desde el pasado mes de febrero, a este personal, la situación de irregularidad en la que se encontraban, y se les solicitó regresar inmediatamente a sus centros de trabajo a ejercer las funciones directivas, de supervisión o inspección que tienen marcadas; en tanto que, quienes reportan horarios excedentes a lo establecido en la ley, se les pidió, asimismo, regularizar su situación.

Por lo anterior, los paros administrativos en oficinas de la Secretaría de Educación en el Estado no están justificados; con base en ello, es que las autoridades educativas insisten a los trabajadores que regularicen su situación laboral.

Para el Gobierno de Michoacán la educación es una premisa en la que se trabaja día con día; regularizar las claves de trabajo contribuye a cumplir este propósito y a que ninguna niña, niño ni joven en el Estado, se quede sin clases.

PO