Winston Churchill decía que “muchos miran al empresario como el lobo que hay que abatir; otros lo miran como la vaca que hay que ordeñar, y muy pocos, como el caballo que tira el carro”. Esta frase nos muestra una perspectiva que tenemos como sociedad acerca del empresario y el emprendedor que no es necesariamente la real.

Hoy quiero compartir con ustedes las vicisitudes que los emprendedores deben enfrentar para lograr sus metas, y no me refiero sólo a aquellos que inician un negocio; emprendedor es todo aquel que genera cosas nuevas para mejorar su trabajo, cualquiera que éste sea; puedes ser un estudiante, un funcionario público, un catedrático o alguien que trabaje por su cuenta, siempre que se apliquen nuevas ideas y se dé un plus para hacer mejor tu labor, se es un emprendedor.

De acuerdo con los expertos, existen cuatro componentes que se deben balancear para vivir una vida mejor en cada uno de los pasos que se van dando cuando eres emprendedor; dichos componentes son el tiempo, el dinero, el estrés y la creatividad. Si puedes mantener estos elementos en equilibrio, tu trabajo y tu vida serán menos complicados.

En una entrevista, el fundador y creativo más importante de Apple habló sobre la vida de un emprendedor: “Estoy convencido de que cerca de la mitad de lo que separa al emprendedor exitoso de los no exitosos es pura perseverancia. Es tan duro. Pones tanto de tu vida en esto, hay algunos momentos tan duros, que creo que la mayoría de las personas se da por vencida y no los culpo; es realmente difícil y consume tu vida. Si tienes una familia y estás iniciando una compañía, no puedo imaginar cómo alguien podría hacerlo. A menos que tengas mucha pasión por esto, no vas a sobrevivir, vas a tener que darte por vencido”.

Esta reflexión nos permite ver más allá de lo que comúnmente se piensa sobre la vida de aquellos que están frente a una responsabilidad como la de dirigir un equipo de trabajo o toda una empresa. La realidad es tan simple como un dato: la mayoría de emprendedores, cuando se plantean iniciar un nuevo negocio, se enfrentan al hecho de que en 5 años el 95% de los negocios creados ya no existen.

Por ello considero indispensable reconocer a todos aquellos que día a día trabajan para mantener a flote la economía de este país; cada uno desde el ámbito de nuestra competencia somos, en mayor o menor medida, emprendedores y aportamos para que nuestras familias y las de los demás tengan mayor calidad de vida.

Ser emprendedor es una de las labores más honrosas y dignas de admiración que existen; hay que saber manejar la presión por avanzar con rapidez, por ser rentable y producir, alcanzar metas, ser estable y un largo etcétera. Sin duda, ser emprendedor no es para cualquiera, pero si nos esforzamos, todos podemos serlo.

En Michoacán tenemos muchos casos de visionarios que han convertido su idea en compañías exitosas. Quiero aprovechar este espacio para pedirles que compartan sus historias o las de sus vecinos o amigos, quienes son ejemplo de emprendimiento. Compartamos esas experiencias a través de esta columna, que es suya.

Lo más importante: en la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) apoyamos a los emprendedores que buscan iniciar un negocio o hacer crecer el que ya tienen. No dudes en acercarte, existen esquemas para mejorar en cada una de las etapas de la empresa.

 

Jesús Melgoza Velázquez

Secretario de Desarrollo Económico de Michoacán

Facebook: @JesusMelgozaV

Twitter: @jesus_melgozav