A pesar de la pandemia global, los mexicanos en Estados Unidos han aumentando la cantidad de dinero que envían a sus familias en México

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El coronavirus golpeó la economía mundial sin ningún tipo de precedentes. La existencia del COVID-19 hizo la vida mucho más miserable en otros países subdesarrollados. El flujo de dinero, conocido como remesas, ha aumentado un 10% este año a medida que las personas envían una mayor ayuda a sus afectos. Más personas están dando y en cantidades mayores.

El país de 126 millones de habitantes tiene una de las tasas de mortalidad por COVID-19 más altas del mundo. Durante casi todos los meses de este año hasta septiembre, las remesas han superado los niveles de 2019. Las remesas a México alcanzaron la extraordinaria suma de 4.000 millones de dólares en marzo, justo cuando el coronavirus fue declarado pandemia mundial. Aunque no han alcanzado ese nivel desde entonces, en septiembre el flujo a México fue de $3.6 mil millones.

El dinero en México

Las remesas han servido durante mucho tiempo como una especie de seguro médico binacional. Ayudan a las familias mexicanas a pagar por todo, desde libros escolares hasta lavadoras de ropa y complementos para el hogar. El aumento de las remesas demuestra cuán profundamente están conectados los mercados laborales de los dos países. (EEUU/MX) La migración ha sido durante mucho tiempo una estrategia de estabilización financiera para muchas familias, con trabajadores que se dirigen a otros países para mantener a la familia en casa. 

Esas conexiones económicas son críticas para las familias en ambos lados de la frontera, ya que todos enfrentan la pandemia. Se espera que la economía de México se contraiga alrededor de un 9% en 2020, y se espera que la economía de Estados Unidos se contraiga alrededor de un 4%, según el Fondo Monetario Internacional. 

El sufrimiento económico de México ha sido más profundo que el de Estados Unidos, pero los trabajadores hispanos en Estados Unidos recibieron un duro golpe en abril. Los hispanos tenían la tasa de desempleo más alta a nivel nacional de cualquier grupo demográfico con casi el 19%. Desde entonces ha caído a poco menos del 9% en octubre.

Pobreza Laboral

Siguiendo el contexto anterior y en el entendimiento de que el COVID-19 ha modificado al mundo, según reporta Crezu en sus últimos análisis, ha surgido la necesidad del pueblo mexicano de solicitar préstamos económicos en las diversas instituciones financieras y servicios virtuales, ya que el envío de remesas no fluye de la misma manera para cada uno de los ciudadanos necesitados. Siete de cada diez personas activas laboralmente son trabajadores a los que se les paga un salario. 

El impacto de la crisis económica en los ingresos laborales, ha aumentado casi 10 puntos porcentuales la pobreza laboral según la mide CONEVAL, alcanzando 45%. Esto quiere decir que casi la mitad de los trabajadores en México recibe ingresos laborales cinco veces menores a la línea de pobreza extrema; es decir, que no reciben ni siquiera lo suficiente para poder pagar la canasta alimentaria.  Este aumento de la pobreza laboral es de una gravedad inusitada, y deja claro cómo es necesario incrementar los ingresos de los hogares