Se manifestaron en diversos puntos y negocios

Michoacán (MiMorelia.com/RED 113).- Este martes arreciaron las manifestaciones de transportistas, comerciantes y población en general que están inconformes por el aumento a las gasolinas, al grado de que no sólo tuvieron bloqueadas las carreteras Peribán-Los Reyes, Uruapan-Tierra Caliente-Zamora, sino que lograron el cierre de Presidencias Municipales, sucursales bancarias, cajas de ahorro, tiendas, plazas comerciales y algunos puestos de mercados.

Con estas acciones afectaron a miles de automovilistas, comerciantes, paseantes y habitantes de la región, por lo que fue necesaria la presencia de funcionarios estatales acompañados de un numeroso grupo de elementos del Grupo de Operaciones Especiales y de la Policía Michoacán, para lograr cerca de las 16:30 horas fueran abiertas a la circulación las rúas tomadas.

Luego de que el pasado lunes transportistas y cientos de personas más bloquearan con tráileres y otros vehículos las carreteras que conducen de Peribán a Los Reyes, a Uruapan y Buenavista Tomatlán, en los cruces de la “Y Griega” y en Paribán, así como la que conduce de Los Reyes a Jacona, en sus cruces de Santa Clara y Puente Tocumbo, es decir, la ruta de la zona agrícola más importante del estado, en la que estuvieron prácticamente todo el día y que ya entrada la noche permitieran el avance de vehículos particulares, más no de las unidades de los transportistas cargados con productos de campo.

Ya este martes, desde temprana hora, de nueva cuenta decenas de personas, transportistas, comerciantes, profesionistas y ciudadanía en general volvieron a cerrar el paso del tráfico vehicular en las zonas arriba descritas, pero no conformes con ello, comenzaron a desplazarse hacia distintos puntos de Los Reyes y Peribán, donde cerraro y colocaron pancartas alusivas al más reciente gasolinazo, los accesos de las alcaldías, así como tiendas grandes, sucursales bancarias, comercios, cajas de ahorro, plazas comerciales y oficinas como la de Correos de México, además de que se corrió el rumor que en los mercados también se obstruirían los accesos, lo que causó miedo entre los vendedores, por lo que muchos de ellos prefirieron retirarse a sus hogares.

Ante estas medidas, se vieron largas filas de autos en las carreteras, cuyos conductores pacientes esperaban que los inconformes cedieran un poco y les permitieran el libre tránsito, ya que sólo se permitía salir y entrar a la región a personas que llevaran con ellos algún familiar enfermo. Cada minuto que pasaba los hacía verse más radicales e intransigentes, pues no permitían el tránsito de camiones cargados con las frutas de Tierra Caliente, aguacate o berries, lo que motivó la movilización de decenas de elementos del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Policía Michoacán de diferentes partes del estado, los que arribaron por la zona de Zamora.

Pasadas las 16:00 horas, a bordo del helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública, arribó al Puente Tocumbo el titular de la dependencia Juan Bernardo Corona, acompañado de Jorge Alvarado, director de Tránsito del Estado, y el subdirector de gobierno, Carlos Arrieta, quienes en representación del gobernador Silvano Aureoles, llegaron para dialogar con los inconformes con la finalidad de que dieran por terminados sus bloqueos y dejaran de afectar a terceros.

Ya para las 16:30 horas, y sin que hubiera una respuesta favorable para los manifestantes, se acordó que dejarían libres las rúas para que se normalizara el tránsito de los vehículos que llevaban horas varados en largas filas, por lo que los camiones que obstruían el paso fueron movidos y poco a poco se normalizó la circulación en la zona.

Cabe señalar que en el sitio se quedó con los policías el director de Tránsito, Jorge Alvarado, quien manifestó a los reporteros que por orden del gobernador, con base en el diálogo, se logró que fueran abiertas las carreteras y con esto restablecer el orden en la entidad, en beneficio de todos los habitantes de la región, los paseantes y los transportistas; el mando no reveló el acuerdo al que llegaron o si hubo compromiso del gobierno para con los protestantes por el gasolinazo.

Fue así como la normalidad y la calma regresó a esta zona de Michoacán, tras casi 36 horas de caos.