China
Diego Jonathan Fernández Quintero es acusado de agredir a un adulto mayor (Foto: captura)

Por: Adoración Araiza 

Ciudad de México (Rasainforma.com).- La madre del joven mexicano preso en ChinaYolanda Quintero, urgió ayuda para reunir un millón y medio de pesos, para liberar a su hijo, Diego Jonathan Fernández Quintero, acusado de agredir a un adulto mayor.

Yolanda explicó que, en febrero de 2017, sus hijos, Diego de 19 años, y Alejandro, de 21, fueron reclutados por una escuela (no referida) para trabajar en China.

Aseveró que luego de pasar los exámenes, los jóvenes viajaron a Beijing, presentaron otros exámenes y fueron enviados a una sucursal de Hanjin.

En marzo, la institución envió a los hermanos Fernández Quintero y a otro joven originario de Chile a tomar un curso a Beijing pagado por ellos, con la promesa de que les darían hospedaje. A su llegada, les indicaron que dormirían en una bodega de la misma escuela.

Indicó que en abril, salen a cenar, momento en el que un señor “vigilante” de 65 años de edad, no los deja entrar a dormir en la institución.

Le puede interesar: Silvano Aureoles ayudaría a dos jóvenes uruapenses detenidos en China

A decir de la madre, Diego intenta dialogar con el señor para que le brinde el acceso, sin embargo, ante la negativa comenzaron a forcejear, dijo “el señor le tiro un golpe a Diego, pero no le atina, Diego al ver esto le regresa con la mano izquierda el golpe, y en ese momento el señor cae, y cae Diego, pero se levanta el señor, Diego le pide perdón y cada uno se va a dormir”.

Al día siguiente los jóvenes pasaron un día normal, pero al caer la noche se los llevaron presos, Alejandro y el chileno lograron quedar libres, pero Diego siguió preso, los liberados al regresar a la institución encontraron sus pertenencias fuera sin saber a dónde ir.

Meses después Diego también consiguió la libertar por falta de pruebas, pero las autoridades volvieron a contactarlo para exigirle pagar una multa por 900 mil yuanes o pasar de 7 a 9 años de prisión.

Para evitar eso, Yolanda, su familia y amigos han salido a las calles a realizar una colecta por “boteo”, a vender pasteles y galletas para juntar el dinero, el cual se debe entregarse en un plazo de dos semanas.

“YO PIDO PERDÓN SI MI HIJO LLEGÓ A COMETER UNA FALTA, YO SÉ QUE ÉL TAMBIÉN ESTÁ MUY ARREPENTIDO. LO ÚNICO QUE YO PIDO ES QUE ME AYUDEN PARA PODÉRMELO TRAER, PARA QUE SE VENGA A SU PAÍS” Y CONTINÚE CON SU OBJETIVO DE ESTUDIAR UNA CARRERA UNIVERSITARIA.

“Tiene muchas ilusiones de seguir, es muy deportista y con muchas ganas de salir adelante”,añadió.

Con información de Aristegui Noticias