Los maestros michoacanos son los que menos trabajan en todo el país (Foto: Secretaría de Educación del Estado de Michoacán)

Por: Eduardo Pérez Arroyo/@edoperezarroyo

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Los maestros michoacanos no tienen ninguna motivación para mejorar sus índices de conocimiento. En la actualidad, la federación gasta en cada profesor de la entidad un promedio de 32 mil 283 pesos mensuales, casi lo mismo que en estados como Puebla o Yucatán.

¿El detalle? Michoacán está en el lugar 31 en los índices educativos nacionales, mientras que Puebla es el tercer estado con mejor educación en el país y Yucatán está en el lugar 15.

En otras palabras: la federación paga a cada maestro michoacano, considerados entre los peores del país, lo mismo que paga a los mejores.

Los datos son oficiales y provienen del “Acuerdo por el que se da a conocer (…) la distribución y calendarización de los recursos (…) del Ramo 33, Aportaciones Federales para Entidades Federativas y Municipios (FONE)”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 21 de enero de este año.

El cálculo se obtuvo del monto destinado a cada estado solamente por el ítem Servicios Personales del FONE –que se refiere únicamente a los salarios y prestaciones– dividido por cada uno de los 44 mil 417 trabajadores de la educación registrados oficialmente en Michoacán.

Si bien el gasto promedio por trabajador no es de los más altos del país –se ubica solo por encima del estado de Chiapas–, el hecho es que en al menos otros 12 estados la inversión por trabajador se ubica en un rango similar a Michoacán: entre 30 mil y 40 mil pesos mensuales.

Destacan los casos de Puebla y Yucatán, bien colocados en el Índice de Cumplimiento de la Responsabilidad Educativa (ICRE) 2018, pero cuyo gasto promedio mensual por cada trabajador de la educación es de solo 34 mil 889 y 33 mil 155, respectivamente.

En Michoacán la inversión total en Servicios Personales del FONE es de 17 mil 207 millones de pesos. La cifra sitúa a la entidad en la quinta posición entre los que más fondos reciben para pagar salarios y prestaciones a nivel nacional, de manera coherente con el número de maestros que ubica a Michoacán en el cuarto lugar nacional (aun cuando en cantidad de alumnos el estado solo está en el octavo).

Sin embargo, este análisis arroja que la federación destina a cada estado una cantidad acorde con su número de trabajadores, pero en ningún momento tiene en cuenta si están capacitados o no.

No es lo único. La entidad también recibe fuertes ingresos del FONE por conceptos de gasto corriente, que se refiere a bienes y servicios (electricidad, agua, alcantarillado, etcétera) y gastos de operación (alquileres, suministros y otros). En el primer caso, Michoacán obtiene 795 millones 784 mil pesos anuales, y en el segundo, 382 millones 600 mil pesos.

Dichas cifras son inferiores (según el rubro) a las de estados como Veracruz, Guanajuato, Chiapas, Puebla, Nuevo León y el Estado de México. Sin embargo, al sumar todos los rubros, el estado de Michoacán es, en términos absolutos, el sexto que más apoyo federal recibe año con año.

Posted by Secretaría de Educación del Estado de Michoacán on Thursday, June 13, 2019

Según el documento oficial “Estrategia programática, Presupuesto de Egresos de la Federación 2019”, expedido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, “durante el ejercicio 2019 la aplicación de los recursos del FONE estará orientada a cumplir con las acciones de la Directriz 2 ‘Bienestar social e igualdad’, en particular las que promoverán la educación con calidad de la enseñanza”.

Pero la letra de esa ley, al parecer, no se cumple en Michoacán. Los recursos federales no han disminuido, pese a que, según el ICRE 2018, elaborado por Mexicanos Primero, Michoacán permanece en el lugar 31 de los 32 estados.

Mexicanos Primero concuerda: no hay estímulos

El director general de Mexicanos Primero Michoacán, Érick Avilés Martínez, coincide en que los maestros michoacanos obtienen importantes salarios sin que eso se traduzca en calidad educativa.

“Los salarios de los trabajadores de la educación no se vinculan con los resultados obtenidos en las pruebas de logro de aprendizaje”, afirma. “Hay entidades que obtienen mucho mejores resultados con salarios igualmente pagados”.

Según su visión, los maestros michoacanos, efectivamente, no cuentan con estímulos para mejorar su trabajo.

“Al no haber consecuencias favorables ni punitivas, queda en la conciencia de cada trabajador de la educación cumplir debidamente o no con los planes y programas de estudio”, establece.

(Foto Facebook:
Erik Avilés)

El especialista asegura que existe un vacío normativo en ese entorno, y agrega una nueva dimensión: la dispersión geográfica que hace que algunas zonas tengan muchos maestros y otras muy pocos.

“Es importante verificar la situación de la matrícula escolar respecto al número de docentes. La enorme dispersión geográfica de las comunidades estatales hace difícil concentrar a más estudiantes de manera de elevar el cociente de atención por docente”, indica.

Finalmente, asegura, rescatar el papel transformador de las escuelas en un estado con los peores índices nacionales requiere de acciones enérgicas. Y para ello se debe abordar de manera sistémica la serie de fenómenos que dificultan elevar la calidad educativa de Michoacán, entre ellas mejorar las condiciones de inclusión y accesibilidad a las escuelas y atender los impedimentos socioeconómicos que imposibilita a muchos estudiantes acceder a las aulas.

“Solo así evitaremos que el origen social siga siendo el destino final de los hijos de los michoacanos. También solo así reivindicaremos el papel transformador de las escuelas públicas como principal motor de movilidad social”.

Los más flojos del país

Para obtener casi 33 mil pesos mensuales, los trabajadores de la educación locales no deben esforzarse en demasía: los maestros michoacanos son los que menos trabajan en todo el país.

Al dividir la cantidad de alumnos registrados por la de maestros que los atienden, se constata que cada docente michoacano evalúa en promedio a 18 alumnos. En contraste, en estados con mejores índices educativos a nivel nacional, como Coahuila (1er lugar), los docentes atienden a 22 alumnos; en Puebla (3er lugar), a 25 alumnos; en Tlaxcala (4to lugar), a 21 alumnos; en Baja California Sur (5to lugar) a 22 estudiantes, y en el Estado de México (6to lugar), a casi 27.

R