Más agua sucia en el Río Chiquito: ahora el Ayuntamiento tendría que devolver casi todo lo que le dio la federación

Lo que ocurre en el Río Chiquito de Morelia ya comenzó a oler mal a nivel federal. A los 13 millones de pesos objetados por la Auditoría Superior de Michoacán, ahora se suman los más de 24 millones –de un total de 28 recibidos–, más los intereses, que la Secretaría de Contraloría estatal señala que el Ayuntamiento debe devolver a la Tesorería de la federación

(Foto: Archivo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).–  El gobierno del edil con licencia Alfonso Martínez tendría que devolver 24 millones 318 mil 117 pesos a la Tesorería de la federación, según consta en cuatro documentos emitidos por la Secretaría de Contraloría del gobierno del estado de Michoacán (Secoem) en poder de este medio.

La resolución de la Contraloría estatal se suma así a los 13 millones objetados por la Auditoría Superior de Michoacán, y que dio origen a un reportaje publicado hace dos semanas por este mismo medio. Los argumentos esgrimidos en ambos documentos son similares, pero en este segundo caso el tema se agrava debido a un detalle que no es menor: el Ayuntamiento de Morelia ahora debe rendir cuentas a la federación, y no sólo a las instancias municipales o estatales.

Le puede interesar: Agua sucia: los millones que el ayuntamiento habría desperdiciado en el Río Chiquito 

Aunque no se sabe si la administración del edil con licencia Alfonso Martínez ya devolvió los dineros, el hecho es que estos cuatro nuevos documentos lo confirman: durante la obra se utilizaron millones de pesos de manera irregular.​ ​

De ellos, dos parecen ser los más graves por los montos involucrados y por lo burdo de la irregularidad. Se trata de los documentos “Pagos improcedentes por conceptos contratados no ejecutados por un importe de 4 millones 570 mil 82 pesos” y “Pagos en exceso por volúmenes adicionales no autorizados por un importe de 15 millones 100 mil 294 pesos”.

Según el primero, la Secoem realizó una inspección física de las obras en el Parque Lineal del Río Chiquito entre los días 4 y 8 de diciembre de 2017, tras lo cual “se identificó la existencia de volúmenes contratados pagados no ejecutados”.

En tanto, en el segundo se indica que “existen diferencias entre los volúmenes contratados y los pagados, originando el pago de volúmenes no autorizados”.

Hay otros dos documentos. El titulado “Pagos improcedentes por conceptos pagados no ejecutados por un importe de 2 millones 356 mil 173 pesos” indica que, tras la revisión de las obras, “no se acreditó haber realizado el sansablasteo y recubrimiento epóxico (…)”. Y el documento “Incumplimiento a las recomendaciones emitidas por Conagua por un importe de 2 millones 291 mil 564 pesos” establece que “el Ayuntamiento no acreditó el cumplimiento a lo dispuesto en el Permiso para la construcción o modificación de obras en zonas federales”.

En otras palabras: la Secoem constató que el Ayuntamiento, por lo menos, cometió irregularidades como pagar trabajos fantasma o por materiales que nunca llegaron, y que incumplió las normas federales de ejecución de obra.

Otros tres documentos expedidos por la Secoem, en poder de este medio, hablan de irregularidades sin cuantificar en términos económicos, relacionadas con incumplimiento de documentación o de plazos. De ellos, el más grave es el titulado “Incumplimiento en la ejecución de obras públicas y servicios relacionados con las mismas. Documentación alterada o poco confiable”.

El documento muestra la confusión de fechas que exhibió el Ayuntamiento. Según una nota técnica, hasta el día 25 de noviembre de 2016 la primera etapa del Parque Lineal llevaba un 11% de avance. Pero una segunda nota indica que el día 15 de diciembre, 10 días antes, se llevaba un 14% de avance. Finalmente, una tercera nota exhibe que el 18 de diciembre, una semana antes de la fecha original, el avance era de 65%.

Bancas caras… y que no existen

El análisis del primer documento, que se refiere a los pagos improcedentes por conceptos contratados no ejecutados por 4 millones 570 mil 82 pesos, muestra interesantes detalles de los procedimientos irregulares durante la construcción del Parque Lineal del Río Chiquito. Y el principal símbolo de lo que miles de morelianos ya asumieron como directa corrupción son las 33 bancas de 3 metros de largo, que costaron 54 mil 583 pesos cada una.

La indignación de muchos ciudadanos se fundó entonces en el desmesurado precio de las bancas que, según el documento de la ASM, fue “inflado” en un 848%. Pero el segundo paquete de documentos de la Secoem habla directamente de que, además del costo desproporcionado, el Ayuntamiento de Morelia pagó por bancas que jamás se instalaron.

El desglose del documento “Pagos improcedentes por conceptos contratados no ejecutados por un importe de 4 millones 570 mil 82 pesos” establece que entre los conceptos pagados y no ejecutados hay un total de 10 “piezas”, cada una por un total de 54 mil 583 pesos. El precio coincide exactamente con el de las bancas cuya compra desató la indignación de los morelianos.

Es decir, además de pagar más de 54 mil pesos por cada una de las 33 bancas de madera, las autoridades municipales pagaron otras 10 que no se instalaron.

Río Chiquito, Bancas
De acuerdo con el documento, cada una de las bancas costó más de 54 mil pesos (Foto ACG)

El otro documento, de mayor gravedad, que habla de pagos en exceso por volúmenes adicionales no autorizados por un importe de 15 millones 100 mil 294 pesos, entrega una lista de todos los sobreprecios detectados, aun cuando en su mayor parte no especifica de qué materiales o trabajos se trata.

Sin embargo, entre los gastos inflados que sí detalla aparece un aumento de 71% en materiales en el puente de Ventura Puente; un aumento de 107% en los materiales del puente Isidro Huarte, un aumento de 117% en el puente peatonal de José Rentería-Ventura Puente y un aumento de 128% en el puente peatonal Ventura Puente-Isidro Huarte.

El despilfarro por los puentes, según este documento, llega a un total de 5 millones 898 mil 979 pesos.

Las reglas de operación del Programa de Desarrollo Regional Turístico Sustentable y Pueblos Mágicos 2016 de la Secretaría de Turismo federal, instancia a través de la cual el Ayuntamiento obtuvo los 28 millones de origen federal (otros 10 millones los puso el estado de Michoacán y otros 20 el propio municipio) establecen que las instancias beneficiadas, en este caso el Ayuntamiento de Morelia, deben “garantizar que los proyectos que serán financiados (…) cuenten con la documentación legal y administrativa que resulte necesaria para su ejecución, así como de la autenticidad de la misma”.

En este caso, la ASM y la Secoem ya detectaron que la administración del edil con licencia Alfonso Martínez falseó algunos documentos. Eso, según algunos regidores consultados por este medio, más los 24 millones más intereses que Morelia deberá devolver a la Tesorería de la federación, acarreará un fuerte gasto a las arcas municipales, además de volver improbable que la federación facilite la entrega de nuevos fondos para otros proyectos a la ciudad.

Las observaciones de la Secoem tienen fecha del 16 de mayo de 2018. El Ayuntamiento aún no se ha referido oficialmente al tema. El mal olor que emana del Río Chiquito de Morelia recién comienza.

Alfonso desmiente, pero la realidad lo condena

En diversas ocasiones, Alfonso Martínez Alcázar ha afirmado que es víctima de una guerra sucia desatada por algunos de sus rivales políticos que buscan la alcaldía en connivencia con medios de comunicación.

(Foto: Archivo)

Entre otras cosas, en días recientes Martínez Alcázar aseguró que era falso que la Arquidiócesis de Morelia le hubiese demandado el 8 de marzo del año 2018 la nulidad de escrituras por doble venta ante el Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Michoacán, por autorizar a un particular la subdivisión de 15 hectáreas que eran propiedad de la Iglesia. También afirmó que las obras en el Río Chiquito se ajustaban a derecho. Incluso, el pasado 4 de abril interpuso una denuncia por difamación “contra quien corresponda” luego de que, según él, se difundiera información falsa sobre su persona.

Le puede interesar: Documento contradice a Alfonso: la Arquidiócesis sí lo demandó

Ante ello, Publimetro hace del conocimiento de la ciudadanía en general que los reportajes publicados se fundan en documentos oficiales obtenidos de distintas instituciones públicas, entre ellas la Auditoría Superior de Michoacán, el Supremo Tribunal de Justicia del Estado, la Secretaría de Contraloría estatal, la Secretaría de Desarrollo Metropolitano e Infraestructura, el Cabildo de Morelia, la Dirección de Registro Público de la Propiedad y de Comercio, el Periódico Oficial de Michoacán, la Dirección de Programación y Presupuesto de la Tesorería municipal.

Le puede interesar: Río Chiquito, potencial foco de infección: Coepris

NUMERALIA

24’318,117 pesos tendría que devolver el Ayuntamiento a la federación
28’000,000 aportó la federación al Ayuntamiento
54 mil 586 pesos costó cada banca
10 bancas se pagaron pero no fueron instaladas

“Se identificó la existencia de volúmenes contratados pagados no ejecutados…”

CA