Amnistía Internacional advirtió el alarmante enfoque hostil con que México ha asumido su postura en torno a las personas migrantes, apuntó Soto (Foto Cortesía) 

Morelia, Michoacán (Boletín).- El Gobierno Federal debe responder por delitos de lesa humanidad cometidos en contra de migrantes centroamericanos, a quienes se les masacra de manera aberrante incluso con todo y familia, subrayó el diputado Antonio Soto Sánchez.

El legislador apuntó que lo sucedido en Coahuila en donde migrantes y sus familias fueron sorprendidos y agredidos con arma de fuego por agentes del Instituto Nacional de Migración y elementos de la Fiscalía de ese estado cobrando la vida de al menos una persona, es un crimen de lesa humanidad por el que deben llamarse a cuentas a los responsables y el Gobierno de la República.

“Es claro que el Gobierno de la República ha decidido aniquilar la tradición mexicana de solidaridad y apoyo que en materia de política exterior lo había caracterizado históricamente, y ha decidido exacerbar el rostro más oscuro que una autoridad pueda tener hacia los desplazados”.

Condenó el silencio y las salidas falsas del Gobierno Federal frente a actos de barbarie que son fomentados desde el propio Estado Mexicano, y que han dinamitado la calidad moral nacional sobre estos temas.

“Ahora la pregunta inmediata es ¿cómo México tendrá algún tipo de legitimidad para exigir el respeto a los derechos e integridad de nuestros connacionales en otros países, si en territorio nacional es un feroz perseguidor de los migrantes?”.

Para Antonio Soto es urgente que a través de la Conferencia Nacional de Gobernadores, de la Conferencia Permanente de Congresos Locales, de los organismos defensores de Derechos Humanos, y de toda instancia posible, se emitan pronunciamientos que generen contrapesos contra la política de muerte y persecución de migrantes que se ha instaurado en territorio nacional.

PO