Se están haciendo esfuerzos extraordinarios para liquidar la deuda que arrastra pensiones desde el gobierno de Salvador Jara (Foto: Facebook Silvia Estrada)

Morelia, Michoacán (Boletín).- “La transparencia y la rendición de cuentas han adoptado un papel preponderante en el rumbo de la administración pública. La sociedad está cada vez más informada y consciente de su papel en la vigilancia y evaluación del quehacer gubernamental, motivo por el cual es de vital importancia la profesionalización de nuestra labor en todos los ámbitos de gobierno, pero sobre todo en los órganos de control”, destacó la titular de la Secretaría de Contraloría de Michoacán (Secoem), Silvia Estrada Esquivel.

En este sentido, manifestó que la dependencia a su cargo ha creado mecanismos para implementar, en las dependencias o entidades de la administración pública estatal, las herramientas necesarias para consolidar la cultura de la legalidad y la participación ciudadana, a través de sistemas que facilitan el análisis y revisión de la información pública para rendir cuentas claras a la sociedad.

Es así que la Secoem, ha establecido normas y directrices de auditoría, promociona evaluaciones a los sistemas de control interno y facilita el intercambio de capacidades e información, e impulsa el cumplimiento de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información, así como motivar la participación social.

“En Michoacán, seguimos dando pasos firmes en el cumplimiento de estas tareas al trabajar de manera complementaria los distintos órganos de control de la entidad, a través de los cuales se ha llevado un registro de 251 auditorías a obra pública y programas federalizados, concluidas al primer cuatrimestre de 2017, practicadas a dependencias y entidades del ejecutivo estatal”, señaló.

La titular del Órgano Estatal de Control, Silvia Estrada Esquivel manifestó que de éstas, a la fecha se han auditado hasta el ejercicio 2014 un total de 107, por lo que continuarán dando seguimiento a los resultados de las revisiones, inspecciones, fiscalizaciones, evaluaciones y auditorías practicadas, a fin de asegurar que se corrijan las deficiencias detectadas, o en su caso deslindar las responsabilidades.

“La fortaleza de un gobierno radica en sus instituciones, y en Michoacán se trabaja por el fortalecimiento institucional para dar certeza al ejercicio de gobierno que encabeza Silvano Aureoles Conejo”, subrayó.

De igual manera, enfatizó el impulso al personal de la Secoem mediante la capacitación permanente al Sistema Nacional de Fiscalización que se ha efectuado en la Secretaría de la Función Pública en la Ciudad de México, como parte del Sistema Nacional Anticorrupción, lo cual dijo servir para garantizar que cada centavo de la ciudadanía se utilice en el desarrollo de proyectos, programas y obras que impacten de manera positiva en la sociedad y no en intereses de particulares, para eliminar en un principio a la discrecionalidad que da vida a la corrupción.

“La gobernabilidad es también una construcción colectiva de autoridades, fuerzas políticas, organizaciones sociales y ciudadanos, por lo que es responsabilidad de todos mantener las condiciones propicias para el desarrollo de la entidad”, sostuvo.

Por lo que resaltó el trabajo que se viene realizando para la implementación del Proyecto de Plataforma Virtual del Sistema Nacional de Fiscalización, que busca dar respuesta a las demandas de la sociedad en materia de transparencia; herramienta mediante la cual se busca garantizar un puente de información entre los integrantes del Sistema Nacional de Fiscalización (SNF), así como realizar una labor efectiva y coordinada en materia de auditoría, control y evaluación de la Administración Pública y del uso de los recursos públicos que manejan los tres órdenes de gobierno.

Puntualizó que de darse este mecanismo, permitirá que Michoacán además cumpla con principios como son la máxima publicidad y garantizar el acceso a la información pública a la sociedad michoacana, a los diversos sectores sociales como son el académico y asociaciones civiles, así como aquellos grupos organizados de ciudadanos que son parte fundamental en la observación de cómo se ejercen los recursos públicos.

“El reto de la transparencia y rendición de cuentas es un sendero en el que nuestro estado lleva camino andado y en el que mantendremos el paso firme, porque sabemos que nuestra más grande obligación es la de cumplir ante la sociedad con total honestidad”, finalizó.