Las declaraciones se dieron en el marco del quinto encuentro de médicos tradicionales

Por: Héctor Jiménez/ @Hectorjjmm

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Un sinfín de plantas medicinales de Michoacán han desaparecido o están en peligro a causa de visitantes extranjeros que las saquean en grandes cantidades, coincidieron expertos en el tema.

El investigador Juan Gallardo Ruiz señaló que en algunas regiones indígenas se realizan recorridos en los que a los visitantes se dan a conocer los nichos de algunas plantas medicinales, y posteriormente éstos acuden para saquearlas en numerosos costales para después comercializarlas en mercados de Guadalajara y Ciudad de México.

A esto, agregó, se suma que algunos negocios naturistas locales se surten de la misma manera y cuando cortan las plantas desde raíz les impiden volver a crecer.

La médica tradicional Rosa Horta Guillen corroboró que hay especies en peligro por el saqueo que, observan, se da en numerosos costales. Aunque han reportado esto a los encargados el orden, dijo, no han obtenido resultados positivos.

En ese sentido expuso que para no dejar morir la medicina tradicional cuentan con un centro donde enseñan las prácticas y atienden un vivero donde crecen unas 50 especies que quieren proteger del saqueo.

Entre los dos especialistas mencionaron a la ruda, la planta santa maría, la menta de campo, la hierba del sapo, el tenurite y el hepazote como especies en peligro en algunas regiones.

Las declaraciones se dieron en el marco del quinto encuentro de médicos tradicionales celebrado en el Palacio Clavijero de la capital michoacana.

Aunque desde 1991 se ha hecho un reconocimiento de la medicina tradicional, ésta aún se encuentra desplazada por la medicina alopata; y en el estado hay más de 170 mil indígenas de los que 80 por ciento no tiene acceso a los servicios de salud institucional, de manera que son atendidos por médicos tradicionales, expuso Gallardo Ruiz.

El investigador también comentó que el saqueo de plantas es solo una de las amenazas para los médicos tradicionales y a esta se suma que, aunque han tenido enlaces con el sector gubernamental, no les han destinado apoyos económicos considerables.

Además hay un desconocimiento del sector, agregó, porque las instancias gubernamentales no cuentan un censo real del número de médicos tradicionales en el territorio michoacano, que se calcula en 150 exponentes en cada pueblo indígena.