médico, Colombia, amenazas, coronas funébres, carta ánonima, Covid-19
El médico internista recibió una carta y dos coronas funerarias (Foto Twitter: @chikistrakiz)

Colombia (MiMorelia.com).- Una noticia que conmocionó a todo el país de Colombia y otras partes del mundo, es el caso de José Julián Buelvas Díaz, un médico internista que recibió una carta y dos coronas funerarias, una a su casa y otra al trabajo, como amenaza de muerte por supuestamente permitir que una mujer muriera durante la pandemia de Covid-19.

Buelvas Díaz compartió a través de redes sociales su situación y entre lágrimas aseguró que de acuerdo a su preparación, jamás se permitiría menospreciar la vida de una persona.

«Mi nombre es José Julián Buelvas Díaz, médico internista intensivista. Me acusan de haber dejado morir a una señora en la pandemia en la Unidad de Cuidados Intensivos. Nosotros… es imposible que dejemos morir a la gente. Nosotros fuimos formados para salvar gente», empezó diciendo en el video el doctor.

«Esto es un pedido de auxilio y de ayuda al gobierno nacional, por mí, por mis compañeros, y por todos los médicos de este país. Por Dios, ¿hasta cuándo? Si salimos todos los días a trabajar y en muchas ocasiones no tenemos ni siquiera las condiciones, y a pesar de eso nos enfrentamos a esta pandemia”, agregó el doctor llorando.

Este martes 9 de junio, el doctor José Julián Buelvas Díaz, de 43 años, fue recibido con aplausos por sus colegas y colaboradores de la Clínica La Asunción de Barranquilla, y además dio una entrevista al diario El Tiempo.

Repudio nacional

Las amenazas causaron repudio unánime en el país, comenzando por el presidente colombiano, Iván Duque, quien ordenó a la policía atender inmediatamente ese caso y descubrir a los autores.

«Nos indigna y duelen las amenazas a médicos y personas que están salvando vidas en nuestro país en medio del Covid-19″, escribió Duque en su cuenta de Twitter, y prometió «identificar y llevar a la justicia a quienes han cometido estos delitos que definió como «un comportamiento ruin, bajo, y la peor expresión de la maldad».

La Federación Médica Colombiana y la Asociación Nacional de Internos y Residentes (Anir) también expresó su condena a las amenazas contra Buelvas y todo el personal de la salud, y exigieron al gobierno que garantice el bienestar del galeno y el ejercicio de la profesión.

A su vez, médicos y enfermeras de distintos hospitales y clínicas de Barranquilla salieron este martes a manifestarse con pañuelos blancos para exigir respeto a su trabajo y garantías de seguridad, y en Bogotá fue convocado para esta noche un cacerolazo frente al Hospital Universitario San Ignacio.

Por: Redacción/SJS