Por: Adoración Araiza

Ciudad de México(Rasainforma.com).- Luego de ser acreedor al segundo lugar en un concurso en la NASA, en el cual logró competir contra jóvenes de otros países con una propuesta para descubrir si hay vida en Júpiter, Jonathan Sánchez tuvo que hacer un gran sacrificio, vender su “vochito” con el fin de alcanzar las estrellas en la NASA.

Cabe señalar que, dicho concurso se llevó a cabo en el Space Center en Houston, Texas, el cual, consistió en construir un proyecto de misión que permita buscar alguna forma de vida en “Europa“, el satélite natural del planeta Júpiter.

Con el firme sueño de dar un paso más para ser astronauta, el joven de 19 años de edad tuvo que poner en rifa su vehículo, Sánchez se deshizo del automóvil que obtuvo con su papá con el objetivo de impulsar un viaje a la Administración Nacional dela Aeronáutica y del Espacio, NASA, donde había presentado una iniciativa para generar mejorías en la exploración de Europa, una de las lunas de Júpiter.