Policía Cibernética, Michoacán
“La Policía Cibernética hace un llamado a los padres de familia para que monitoreen el comportamiento de sus hijos" (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- La Policía Cibernética de Michoacán ha pedido a los padres de familia, tutores y maestros estar atentos a las conductas de los menores, a fin de evitar que puedan ser impulsados a aceptar el reto de “La Ballena Azul”. Hasta el momento no se ha registrado ninguno en el estado.

“La Policía Cibernética hace un llamado a los padres de familia para que monitoreen el comportamiento de sus hijos y estén alertas al uso de redes sociales de los jóvenes para evitar que caigan en este juego”, cita la gráfica difundida por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La Unidad de Ciberseguridad de la Policía Federal ha recomendado a los padres de familia fomentar confianza en sus hijos, inculcar valores e incluso como medida de seguridad, instalar softwares que limiten los contenidos no apropiados para la edad y salud mental de los niños, adolescentes y jóvenes.

De igual manera pidió supervisar las actividades en línea de sus hijos, los grupos a los que pertenecen y las personas con las que interactúan.

«Es posible encontrar en la red de contenidos especialmente diseñados para engañar y manipular a los usuarios, mediante la difusión de rumores, noticias falsas o retos que atentan contra la identidad, dignidad e integridad de las personas y que en el caso del sector conformado por niñas, niños y adolescentes, pudieran ser potencialmente peligrosos», señaló la Policía Federal.

¿Qué es La Ballena Azul?

La Ballena Azul es un peligroso juego que circula por redes sociales que tuvo su origen en Rusia, donde meses atrás, medios de ese país compartían noticias sobre una masiva ola de suicidios adolescentes.

Los reportes de las muertes estaban vinculados de algún modo con una red social llamada Vlontakte. En esa plataforma creaban grupos anónimos y surgió uno con el mencionado nombre.

Los participantes son motivados a superar una prueba por día durante cincuenta días, las cuales son asignadas por otros usuarios. Entre los desafíos estaban algunos que obligan a los chicos despertarse de madrugada a mirar videos de terror, cortarse el brazo con una navaja o acercarse al borde de un precipicio. La última demostración que deben hacer consiste en suicidarse al saltar desde un balcón.

ez