lucero pacheco

Un regreso a nuestra vida como era a finales de 2019 y principios de 2020 todavía está muy lejos. Incluso cuando superemos todas las fases que los gobiernos han implementado para hacer frente a la pandemia de Covid-19, el coronavirus seguirá afectando nuestras vidas de muchas maneras.

Hoy el llamado al mundo es a un cambio cultural, porque ha cambiado la forma en que vamos a vivir,   la nueva forma en que nos estamos relacionando en sociedad, reforzando medidas sanitarias, evitando actividades públicas y restringiendo nuestro espacio personal; el mundo ha cambiado y mientras las cifras de contagios y muertes en nuestro país sigan aumentando tardaremos más tiempo en superar esta crisis.

El llamado que desde Michoacán se ha hecho implica un gran reto para quienes vivimos en este hermoso estado, porque es un llamado a cambiar nuestras conductas, y depende de nosotros frenar y contener los contagios y muertes. Darle la vuelta a la página depende, en gran medida, de todos.

Para ello se ha implementado una estrategia a corto, mediano y largo plazos; una reapertura gradual, en una primera fase, que comenzó a correr el 1 de junio y que concluye a finales de este mismo mes, sujeta, claro, a la evolución del virus en los municipios.

En esta primera etapa, 1) las empresas, negocios y actividades que pueden retomarse podrán hacerlo a un 25% de su capacidad y bajo estrictas medidas sanitarias; 2) quedan aún prohibidos eventos y reuniones masivas, bailes, jaripeos, balnearios, centros recreativos, bares, antros, gimnasios, partidos de futbol, fiestas sociales, etcétera; 3) se colocarán banderas en cada uno de los 113 municipios para medir su nivel de riesgo: roja, alerta máxima; amarilla, riesgo alto; verde, intermedio; blanca, controlado; 4) por cada sector económico y actividad se diseñaron protocolos que deberán ser atendidos para reducir el riesgo de contagios.

Así pues, una vez superada esta primer fase, se dará otro paso, que implicará también otro tipo de medidas, sujetas al buen o mal comportamiento de las y los michoacanos, por eso es importante ser conscientes del papel que estamos desempeñando en este momento como factor clave para superar esta crisis.

Nos toca, pues, jugar un papel esencial y doloroso, porque pasar o no a la siguiente fase depende de nosotros, en la medida en que asumamos nuestra responsabilidad. Si nos protegemos a nosotros y a nuestros seres queridos escrupulosamente, la mayoría de nosotros vivirá. Si subestimamos al virus, nos encontrará. Al tiempo.