Se tienen actualmente 650 quejas a nivel nacional por parte de comunicadores (Foto: ACG)

Por: Ibeth Cruz/ @ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Como una actividad económica “de alto riesgo” es considerada la labor periodística en México por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de la cual, Michoacán se encuentra entre los nueve estados con mayor número de agresiones y pérdida de vidas de los periodistas, según lo referido por el quinto visitador, Edgar Corso Sosa.

Sin especificar a cuánto ascienden las agresiones a este sector en el caso específico de Michoacán, Corso Sosa indicó que desde el año 2000 a la fecha se ha privado de la existencia a 130 periodistas en México, teniéndose actualmente 650 quejas a nivel nacional por parte de comunicadores y 51 atentados a medios de comunicación.

En entrevista colectiva, el también encargado del programa de “Agravio a periodistas” dentro del órgano nacional indicó que en Michoacán la CNDH dio acompañamiento al inicio de la desaparición del periodista Salvador Adame del cual recomendando medidas cautelares para los familiares, pero ahora este asunto lo lleva la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

“Lo importante es advertir la situación que ya el estado tome en cuenta el alto riesgo en que están los periodistas, los reporteros, los comunicadores y sus medios de comunicación porque es muy importante que sigan cumpliendo su labor de difusión, de ejercicio de la libertad de expresión, sin ustedes, la información es otra”.

La preocupación de la CNDH también se centra en las líneas de investigación que las instancias de procuración de justicia en los estados y la federación suelen abrir ante el asesinato de un comunicador y las cuales normalmente se alejan de la labor que desempeñaba.

“Nos llama mucho la atención que las autoridades luego digan “es que no nos dijo nada”, no, yo creo que la labor periodística está en alto riesgo y no podemos esperar a que nos digan sobre el temor, mejor deben preguntarse ¿por qué no nos lo dijo? Y esto se debe a la falta de confianza que se tiene en las autoridades”.

Concluyó al señalar que existe un 90 por ciento de impunidad en las denuncias presentadas, es decir, “son pocos los casos los que pasan a juez, que obtienen la sentencia y que son finalmente condenados”.

CA