Más de 73 mil niños en la entidad hacen trabajos en condiciones riesgosas, según datos del Módulo de Trabajo Infantil (Foto: ACG)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Michoacán se encuentra por arriba de la media nacional en cuanto al trabajo infantil no permitido, según cifras proporcionadas por la secretaria Ejecutiva de los Sistemas Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), Yolanda Equihua Equihua.

Ante esa situación, la Secretaría de Gobierno, que encabeza Adrián López Solís, continúa con acciones frontales en el combate al trabajo infantil, esto a través de la instalación de los Sipinna municipales y la creación de un programa integral de atención.

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se conmemora el lunes 12 de junio, la Secretaría de Gobierno promueve y elabora el anteproyecto del Programa Estatal de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes de Michoacán, mismo en el que se tiene como base la situación actual de los menores en situación de riesgo, y en el que se contemplan las líneas de acción para combatir dicho fenómeno.

«Por instrucción del secretario de Gobierno, Adrián López Solís, hemos realizado un análisis de estas tareas, y se ha identificado una cruda realidad respecto del trabajo infantil en Michoacán, que es necesario erradicar mediante estrategias y líneas de acción que de manera transversal y con la corresponsabilidad las autoridades, las familias, la sociedad civil en general se podrá lograr», dijo Yolanda Equihua Equihua, secretaria Ejecutiva del Sipinna en la entidad.

En ese sentido, señaló que de acuerdo a los datos del INEGI, mismos que contienen una radiografía del 2015, la entidad cuenta con un millón 581 mil 852 niñas, niños y adolescentes de cero a 17 años. Se registró una tasa del 10.1 por ciento de ocupación infantil no permitida en menores de 5 a 17 años de edad, de acuerdo con datos del Módulo de Trabajo Infantil. Encontrándose esta entidad por arriba de la media nacional, que es de 7.5 por ciento.

Agregó que el total de la población infantil y adolescente que se encuentra realizando trabajo no permitido en Michoacán es de 112 mil 430, de los cuales 39 mil 048 están por debajo de la edad mínima, de ellos 73 mil 382 hacen trabajos en condiciones riesgosas, es decir en actividades bajo tierra, agua, en alturas peligrosas, en espacios cerrados, en medios insalubres, con sustancias, agentes y procesos peligrosos; o ya sea en temperaturas o niveles de ruido, de vibraciones que perjudiquen la salud; además de horarios prolongados o nocturnos.

Equihua Equihua manifestó que con lo anterior se priva a las niñas, niños y adolescentes del desarrollo propio de su edad, propicia la deserción escolar, deficiente desarrollo físico e intelectual, aumento de enfermedades, desinterés por tener un proyecto de vida y la continuación del ciclo de la pobreza.

Para combatir lo anterior, reiteró que hasta el momento, se cuenta con un primer borrador de anteproyecto de programa, que deberá ser validado por las instancias correspondientes y por expertos en la materia, en el que se han delineado varias estrategias, así como algunas líneas de acción que ayudarán con el objetivo de erradicar el trabajo infantil.

Para ello, en dicho proyecto se busca entre los objetivos: fortalecer las acciones de vigilancia al cumplimiento de la normatividad laboral ante la ocupación infantil no permitida y el trabajo adolescente; adecuar la normatividad penal y aumento de penas para sancionar de manera efectiva a quien haga uso de ocupación infantil no permitida y a quienes empleen adolescentes y exceda las jornadas y condiciones laborales de los mismos; fortalecer los programas de becas laborales a padres de familia y capacitación en el trabajo para acceder a un empleo formal que impida la ocupación infantil doméstica, en las calles, mercados y tianguis.

De igual manera se busca la promoción del empleo digno en zonas expulsoras de migrantes; prestar asistencia y asegurar la rehabilitación y restitución de derechos a niñas, niños y adolescentes que realicen trabajos considerados como las peores formas de trabajo infantil; adoptar las medidas para hacer cumplir la prohibición de la participación de niñas, niños y adolescentes en lo relacionado con el entrenamiento y participación en corridas y otros espectáculos con toros u otros animales, así como protegerlos en su calidad de espectadores en dicho eventos, entre otras.