Eduardo Pérez/@edoperezarroyo 

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La mayor parte de los trabajadores michoacanos no tienen acceso a la seguridad social, no pagan impuestos, no aportan a la competitividad y la inversión en servicios e infraestructura, estancan el Producto Interno Bruto (PIB) y, en suma, frenan el crecimiento económico del estado y del país.

Son los últimos resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. El documento indica que Michoacán es el sexto estado con más trabajadores informales, pese a situarse en el cuarto lugar entre los que tienen menor desocupación.

Hasta el corte correspondiente al último trimestre del año 2017 la cifra de trabajadores informales llegaba a 71.6% en la entidad, un 14% más que el índice promedio del país y superado sólo por los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Hidalgo y Puebla.

El estudio indica que el problema incide directamente en la economía y el bienestar social de los michoacanos. Las cifras sitúan a la entidad en el sexto lugar en cuanto al número de trabajadores que no reciben un salario por su trabajo (62.5%), y en el octavo lugar entre los estados cuyos trabajadores no tienen acceso al Seguro Social.

Un lastre para la economía

Los analistas coinciden en que la informalidad laboral se relaciona de manera directa con bajos salarios, poca estabilidad en el trabajo, escasa cobertura de la seguridad social, incumplimiento de los derechos laborales y evasión de impuestos.

Asimismo, la informalidad vuelve inviables los proyectos de modernización y competitividad a escala global del país, limita el crecimiento económico –lo que imposibilita tener una sociedad más igualitaria– y afecta el PIB.

Los especialistas exhiben también que el bajo índice de desempleo en Michoacán se relaciona directamente con el aumento del empleo informal, por lo que la baja cifra de desempleados no debiera llamar al optimismo. Además, añaden, una empresa informal tiene 50% menos capacidad de producción que una formal.

El especialista en Política Pública y candidato a doctor por la Universidad Michoacana Antonio Rojas Ávila asegura que el problema se debe, en gran medida, a un círculo vicioso estructural que afecta a Michoacán.

“Se trata de un problema cuyo origen se debe a varios factores, entre los cuales tiene vital importancia el hecho de que la industria de la transformación, que es la llamada a generar todo tipo de fuentes de empleo por las distintas actividades económicas de la cadena de suministro que atrae consigo, casi no tiene presencia.

Actualmente la principal razón por la que las actividades económicas secundarias y terciarias no se instalan en el estado es la inseguridad jurídica frente a las marchas, plantones, saqueos y bloqueos por parte de los sindicatos educativos”, afirma.

En tanto, el economista Heliodoro Gil Corona agrega que parte de la precarización del mercado laboral en el estado responde a los bajos niveles de educación, la falta de estrategias impulsadas por los gobiernos y la poca o nula capacidad de innovación de los distintos grupos sociales de Michoacán.

Un problema nacional

Según el Inegi, la Población Ocupada Informal corresponde a aquella que ocupa todas las modalidades de empleo informal: sector informal, trabajo doméstico remunerado de los hogares, trabajo agropecuario no protegido y trabajadores subordinados que aunque trabajan en unidades económicas formales lo hacen en modalidades fuera de la seguridad social. En 2013, ante la instauración de las reformas estructurales promovidas por el gobierno de Enrique Peña Nieto, el actual secretario de Gobernación y entonces titular de la STPS, Alfonso Navarrete Prida, aseguró que “no hay reforma que haga posible que México sea un país viable dentro de la economía del siglo XXI con un 60% de empleo en el sector informal”.

En México todas las modalidades de empleo informal aumentaron 1.1% en el cuarto trimestre de 2017, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. En la actualidad México tiene el nivel más alto de empleo informal entre las economías más importantes de América Latina, con 60%, seguido de Argentina, con el 50%, y Brasil, con 40%.

De los tres países, México es el que presenta mayores carencias sociales, según la OCDE, y dentro de México, Michoacán se ubica entre los cuatro estados con mayor precariedad en casi todos los niveles de análisis, de acuerdo con los datos del Inegi.

CA