El delito es considerado grave

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Del total de delitos ocurridos en empresas michoacanas, apenas el 5.4 por ciento se denunció, pero la llamada cifra negra llegó al 96.3 por ciento, seis puntos mayor al promedio nacional.

Durante 2015 se reportaron 335 mil 778 ilícitos en 93 mil 612 unidades económicas del estado, de los cuales sólo hubo demanda en 18 mil 238, para el referido porcentaje. De ellos, se inició la correspondiente averiguación previa en 12 mil 563, equivalentes al 68.9 por ciento.

A su vez, en 316 mil 589, el 94.3 por ciento, no se dieron denuncias, según la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) 2016.

No obstante, la llamada cifra negra fue mayor. Esta categoría considera tanto los delitos no denunciados como los que sí tienen demanda, pero sin averiguación previa, más los desconocidos en ambas situaciones.

De esa manera, quedó en 323 mil 214 delitos; es decir, el 96.3 por ciento del total, superior al cociente a nivel país, que se situó en el 90.3 por ciento. La cifra es mayor en el sector industrial, con el 98.2 por ciento, aunque fue menor al promedio estatal en los establecimientos de servicios y comercio, con el 96.2 y el 96 por ciento, en ese orden.

Respecto al tamaño, la cifra negra afectó más a los micronegocios de la entidad, ya que significó el 97.2 por ciento; en los pequeños fue del 94.1; bajó al 86 por ciento en los medianos, y en los grandes del 58.1.

La encuesta reflejó que en los comercios más pequeños, además de resultar con mayores delitos, reciben prácticamente nula respuesta del personal judicial, contrario a las de tamaño superior.

Otro dato. De los 316 mil 589 ilícitos no denunciados, en el 57.1 por ciento se debió a causas atribuibles a la autoridad, entre las que se incluyen desconfianza hacia las mismas, considerarlo una pérdida de tiempo, trámites largos y difíciles, así como miedo a la extorsión.

De otras razones, respondió el 42.5 por ciento de los propietarios de negocios en Michoacán consultados para la ENVE de este año, incluidas por miedo al agresor, fue un delito de poca importancia o no tenían pruebas.