Mireles, jóvenes
Los asistentes aprovecharon para tomarse la selfie con el doctor (Foto: ACG)

Por: Antonio Aguilera/@gaaelico

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El doctor Mireles se deja querer por las decenas de jóvenes que fueron a escucharlo al auditorio Samuel Ramos. Su historia, casi de un Robin Hood calentano que sufrió en carne propia los lúgubres pasillos de la «justicia» mexicana, le da un aura mística, llameante, a la que se acercan los jóvenes para pedirle las insufribles selfies, las fotos grupales y autógrafos.

Mireles habló por espacio de hora y media a casi 300 jóvenes, que escucharon sus razones por las que se decidió levantar las armas.

Su dramático relato abordó sin matices el régimen de terror que impusieron “Los Caballeros Templarios” en la región de Tepalcatepec y toda Tierra Caliente. Habló de muertos, violaciones, secuestros, todo lo cual fue el detonante de la lucha que inició en febrero de 2013.

Con su estilo calentano, Mireles también habló de traiciones, en especial la de Alfredo Castillo, de quien ofreció un cuadro de promesas rotas, hipocresía y mentiras constantes.

Mireles casi no habló de la prisión, pero sí de la lucha, de la importancia de tomar conciencia de las injusticias sociales.

Sus palabras tenían un dejo de nostalgia de las trincheras y las refriegas que enfrentó para expulsar a los templarios.

Le puede interesar: No quiero ser ni héroe ni mártir, pero seguiré como autodefensa: Mireles

Absortos, los jóvenes guardaban silencio y solo interrumpía la conversación para aplaudir o para soltar risotadas ante los mordaces comentarios y las críticas puntillosas del oriundo de Tepalcatepec.

Al final, Mireles los exhortó a no ser tolerantes ni ante las injusticias ni ante la pobreza.

Aquí fue cuando Mireles conoció su nueva trinchera, la de la lucha social y la concientización, desde donde también puede lanzar sus más afiladas flechas. Demostró que aún es un autodefensa.

jcms