Sebastián, Sosa
(Foto Facebook: Monarcas Morelia)

Por: Josimar Lara/@josimar2188

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- El sueño por ser campeón, es lo que comparten Monarcas Morelia y los Diablos Rojos del Toluca, pero solo uno podrá hacerlo realidad en lo que será el inicio de los cuartos de final del torneo Apertura 2017, este miércoles a las 19:30 horas en el estadio Nemesio Díez.

El próximo 16 de diciembre se cumplirán 17 años desde que el club michoacano alzó su primer y único título, precisamente contra el equipo mexiquense en la también conocida como “La Bombonera”; aunque disputó las finales del Apertura 2002 ante el mismo Toluca, en el Clausura 2003 contra Rayados de Monterrey y en el Clausura 2011 contra Pumas UNAM, no ha podido bordar la segunda estrella en su escudo al perder cada una.

Después de dos años de pelear por no descender; la afición de la Monarquía se
ilusiona de nuevo por disputar una final en la Liga MX; luego de que en el actual semestre el equipo rojiamarillo terminó en la cuarta posición de la tabla general con 29 puntos, lo que además le da la posibilidad de cerrar de local esta primera fase de la Liguilla.

En frente la ilusión no es tan diferente; pues ahora desde el banquillo, Hernán Cristante quiere repetir las glorias que tuvo como jugador, etapa en la que consiguió seis campeonato, por lo que ahora como director técnico darle el onceavo título a los Diablos Rojos del Toluca.

Han pasado siete años desde que el conjunto mexiquense ganó su décima estrella, en aquel torneo del Bicentenario de 2010; por lo que esperan que en el
actual torneo, en el que se ubicaron en el quinto lugar con 29 unidades; les alcance para eliminar a Monarcas y poder llegar a la final.

En el histórico de enfrentamientos entre ambos clubes; los Diablos Rojos han ganado en 24 ocasiones; Monarcas registra 15 victorias y han empatado en quince encuentros.

El último juego que tuvieron en la Jornada 15 del Apertura 2017, los purépecha se quedaron con los tres puntos en el estadio Nemesio Díez al vencer por la mínima diferencia.

ljcr