El Museo de Historia Natural muestra una colección de zoología, botánica y fósiles (Foto: ACG)

Por: Héctor Jiménez/@Hectorjjmm

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- La ciudad de Morelia, con su registro de más de dos millones de turistas y visitantes por año, cuenta con casi una decena de museos en su centro histórico, los cuales mezclan una oferta de arte moderno, educación y sobre todo temas históricos.

El Centro Cultural Clavijero (Calle Nigromante, número 79), que anteriormente fue sede del Colegio Jesuita, es ahora el museo de mayor tamaño del municipio. Cuenta con once salas para exposiciones tanto de memoria histórica como de arte contemporáneo. Por sus muros han pasado las obras de Jan Hendrix, Javier Marín y Francisco Toledo, así como también destaca por presentar las piezas de las bienales internacionales de cartel.

El Museo Casa Natal de Morelos (La Corregidora, número 113), cuenta con un importante archivo histórico del «Siervo de la Nación», José María Morelos y Pavón. La edificación de cantera con un jardín adjunto, tiene una sala en la que se ilustran pasajes de la vida del personaje histórico, así como también posee una biblioteca y archivo con bibliografía y objetos personales.

El Museo y Archivo Histórico del Poder Judicial se ubica en el primer cuadro de la ciudad (Allende, número 267) y fue la sede del primer Palacio de Justicia hasta que la dependencia se trasladó a un inmueble más moderno en la calzada La Huerta. El principal atractivo del museo es el mural «Morelos y la Justicia», que es obra del pintor Agustín Cárdenas y reposa en las paredes del edificio desde hace 40 años. A esto se suma una exposición permanente con documentos sobre el desarrollo histórico del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Michoacán (STJEM).

En la zona norte del centro histórico (Benito Juárez, número 240) se ubica el Museo de Arte Colonial, que posee un importante acervo de pinturas y figuras de Jesucristo, que datan desde el siglo XVI hasta el XIX y son uno de los mayores atractivos para turistas internacionales, ya que se pueden apreciar técnicas artesanales antiguas como el manejo de pasta de caña, el uso de cabello natural y el tratamiento de porcelana, en figuras que van desde los pocos centímetros hasta los dos metros de alto.

Guillermo Prieto número 176 es la dirección del Museo del Estado de Michoacán, que por motivos de restauración y remodelación se encuentra cerrado desde julio del 2016. Mientras estaba abierto al público, la sede contaba con un acervo de más de tres mil piezas entre objetos históricos, artesanías y documentos que se dividen a la entidad en tres etapas: Arqueología, previa a la llegada de los españoles; Historia, desde la conquista hasta el cardenismo; y Etnología, sobre las ocho regiones culturales de Michoacán en la época contemporánea.

El único museo de Morelia dedicado por completo al arte plástico actual es el Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce (MACAZ), que se ubica en el número 18 de la avenida Acueducto y está rodeado por el bosque Cuahutémoc de la capital. Además de dar espacio a exposiciones temporales de nuevos talentos, este museo recientemente abrió la sala «Alfredo Zalce», para albergar de forma permanente una rotación de las más de 400 del maestro michoacano que se resguardan en su acervo.

También rodeado por el Bosque Cuauhtémoc (Ventura Puente, número 23), se encuentra el Museo de Historia Natural «Manuel Martínez Solórzano», que muestra una colección de zoología, botánica y fósiles; además de que cuenta con un programa dedicado al reciclaje a través de la creación de piezas estéticas.

Actualmente los anteriores espacios, junto con el Centro Cultural del Antiguo Colegio Jesuita en Pátzcuaro y el Museo de la Sede Histórica de Ario de Rosales, se encuentran agrupados en la Red de Museos Michoacanos. En el marco del Día Internacional de los Museos que se celebró el pasado 18 de mayo, la secretaria de Turismo de Michoacán, Claudia Chávez López, afirmó que los museos del estado cuentan todavía con una buena respuesta de parte de turistas y visitantes.

No obstante, la funcionaria reconoció que resulta necesario hacer un estudio del acervo con el que cuenta cada uno de los museos, para de esta manera conocer y difundir el valor de ciertas obras que surgieron en contextos históricos destacables.