sufrir, inundaciones
"no hay manera de que se libren del problema", señala especialista (Foto: B-Loza)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Morelia es, en la práctica, una ciudad concebida para sufrir afectaciones permanentes por las inundaciones generadas en temporada de lluvias. Así se desprende de cuatro documentos distintos provenientes de académicos de las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM) y Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), así como de la Dirección Estatal de Protección Civil de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

Entre los factores estructurales que más incrementan el riesgo están el constante crecimiento del área urbana, las condiciones de precariedad de la población, el incumplimiento de reglamentos y la carencia de una planeación adecuada que evite los asentamientos sobre zonas no aptas para uso urbano.

En otras palabras: en Morelia es y será imposible evitar las consecuencias de los encharcamientos, crecidas de los ríos o inundaciones generadas por las lluvias.
Los cuatro documentos establecen “Zonas con vulnerabilidad de vivienda”, “Vulnerabilidad de vialidades”, “Riesgos de deslaves” y “Riesgo de inundaciones y encharcamientos”. En todos los casos coinciden en señalar las áreas cercanas a los ríos Grande y Chiquito y algunas de la periferia de la ciudad, como las más susceptibles de sufrir las consecuencias de las inundaciones.

(Foto: Heber Morales)

En la categoría “Vulnerabilidad total de vivienda a causa de inundaciones”, el Centro de Investigaciones de Geografía Ambiental (CIGA) de la UNAM reporta las zonas de San Juanito Itzícuaro, Ferrocarril y Río Grande, Guadalupe Victoria, Héroes de Nocupétaro, División del Norte, Periodismo, Siervo de la Nación, Solidaridad, Lázaro Cárdenas y Boulevard García de León.

Respecto de las afectaciones a vialidades, el esquema se repite, pero agrega la zona del periférico, a la altura de Policía y Tránsito y Camelinas, en el trecho de la salida a Mil Cumbres y plaza Las Américas.

En cuanto a los riesgos de deslaves, el mapa de Protección Civil indica riesgos en el Cerro del Quinceo y las colonias Rafael Carrillo, Justo Mendoza, Ignacio López Rayón, Ampliación la Esperanza e Infonavit Hacienda de Tiníjaro.

Finalmente, en el ítem de riesgos por inundaciones y encharcamientos la lista es más larga: Protección Civil establece 52 colonias con algún grado de afectación. Por su parte, el Programa de Desarrollo Urbano de Centros de Población indica un total de 32.

Causas históricas
Según el documento “Riesgo por inundaciones en asentamientos precarios del periurbano en Morelia, una ciudad media mexicana”, desde su fundación, la ciudad ha sido víctima de inundaciones, pero en las dos últimas décadas el problema es más grave.
“Las circunstancias se asocian a la rápida conformación de asentamientos humanos sobre terrenos irregulares, mismos que han sido producto de invasiones, negociaciones clandestinas o procesos de corruptela”, afirma.

Respecto de las zonas geográficas en gran escala, indica que la periferia de la ciudad presenta más problemas que la ciudad central, dado que se han utilizado espacios que hasta hace unos años eran dedicados a la agricultura, la ganadería y la explotación forestal.

(Foto: Heber Morales)

“El proceso de urbanización se extendió hacia tierras de cultivo y antiguas haciendas que bordeaban la ciudad, lo que favoreció la negociación y especulación del suelo, en especial sobre la periferia urbana. Diversos asentamientos se situaron sobre los límites naturales de los principales ríos, Grande y Chiquito; antiguas ciénagas desecadas debido a la falta de saneamiento, proliferación de enfermedades e inundaciones, y depresiones naturales de captación de agua”, señala.

Además, sostiene, la gran mayoría de estos asentamientos periféricos conformaron con el tiempo enclaves de pobreza y precariedad, caracterizados por la deficiente calidad de la vivienda y carencia de servicios como drenaje, agua potable y luz eléctrica. Eso hace aún más graves las afectaciones.

Según el análisis, el problema se agravó desde 1970 debido al aumento de la población y el consiguiente aumento de asentamientos humanos sobre los límites de la ciudad. A partir de 1980, en tanto, se hicieron más frecuentes los desplazamientos hacia la periferia de la ciudad, ocupando suelos de difícil acceso para la dotación de servicios, hecho que se incrementó durante las décadas siguientes.

Los drenajes
Consultado por este medio, Arturo Chacón, catedrático del Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales (Inirena) de la Universidad Michoacana, confirma el diagnóstico anterior y agrega una nueva dimensión.

“En Morelia existen zonas de concentración de agua por efecto natural del escurrimiento hidrológico. Muchas lagunas que fueron rellenadas y urbanizadas con o sin consentimiento de las autoridades correspondientes, por lo que estas zonas evidentemente siempre se van a inundar por ser áreas concentradoras de agua”.

Otro factor, agrega, es el histórico mal uso del sistema de alcantarillado de la ciudad.
“Existen serias deficiencias en el drenaje urbano, como la arcaica práctica de mezclar el agua de lluvia con el drenaje de aguas negras desde las casas habitación hasta los drenajes municipales. Al mezclar las aguas de lluvia con drenaje y la basura urbana, las vías de desagüe y los cauces se saturan o bloquean, y se inundan las áreas aledañas.

El especialista asegura que ya hay alternativas para impedir el problema, pero que las autoridades encargadas de tomar las decisiones no se muestran interesadas.
“Existen propuestas de manejo hidráulico de la zona urbana de Morelia, pero es un hecho que a las autoridades no les interesa invertir en la prevención. Hasta ahora han preferido visitar las zonas afectadas en tiempos de desastre”.

La resignación
“En las encuestas realizadas a la población afectada en las colonias Gertrudis Sánchez y Santiaguito”, aseguran los expertos Juan Hernández y Antonio Vieyra, “se pudo constatar que el 10% de la gente ha sido testigo de inundaciones donde el agua ha llegado hasta un poco más de un metro, un nivel que es poco manejable y repercute en la infraestructura de las viviendas y en las actividades diarias.

Además, agregan, en el caso de la Gertrudis Sánchez sólo el 15% de la población ha realizado medidas de ajuste para mitigar las consecuencias de las inundaciones, debido a que la población restante “no tiene recursos económicos para mejorar la zona, no confían en que el dinero que inviertan esté bien usado (por temor a la corrupción) o cuentan con poco conocimiento sobre acciones de mitigación”.

En tanto, los habitantes más afectados por la situación en Morelia, que generalmente pertenecen a los sectores más precarizados de la sociedad, parecen resignados.
“En esta investigación”, dice uno de los textos académicos consultados, “se encontró que la adaptación y mitigación a un desastre como una inundación es diferente de acuerdo con los niveles de precariedad. Al mismo tiempo, los pobladores de condiciones precarias están más preocupados por resolver sus necesidades básicas como alimentación o vestimenta, mientras que las inundaciones son asumidas como parte de sus vidas, algo que ‘les toca sufrir’”.

Futuro oscuro
Consultado por la solución real y definitiva a las afectaciones por las lluvias, Arturo Chacón indica que como primera medida es necesario generar un atlas de riesgo, un plan de manejo hidráulico y un plan de contingencia hidráulica. De esta manera, asegura, habría grandes avances.

Usted ha indicado que la propia UMSNH ha ofrecido elaborarlos. ¿Por qué no se ha hecho?
—Porque no existe interés institucional. Es más económico y políticamente rentable acudir a tomarse la foto en días de desastre, entregar alacenas, montar albergues y generar promesas que no se cumplen. Esencialmente, las autoridades no desean confrontarse con los desarrolladores y los invasores de tierras.

De no darse estas medidas, augura Chacón, la situación tenderá a agravarse. En el caso de algunas colonias, el especialista es categórico: no hay manera de que se libren del problema.

“La creciente urbanización, el mezclado de las aguas pluviales con las aguas negras, la intensidad y frecuencia creciente de las lluvias torrenciales, y la falta de planeación urbana, agravarán la situación. Hay colonias que por su patrón de drenaje pluvial, como la Carlos Salazar, siempre se inundarán”.

Al parecer, la solución es evidente: los morelianos deberemos resignarnos a convivir cada vez más cerca de la tragedia.

Las colonias o zonas vulnerables ante casos de inundaciones fuertes en Morelia son:

• 3 de Agosto
• 5 de Diciembre
• Agustín Arriaga Rivera
• Ampliación Arboledas Río Grande
• Ampliación Gertrudis Sánchez
• Ampliación Las Margaritas
• Ampliación Torreón Nuevo
• Arboledas Río Grande
• Barrio Alto
• Benito Juárez
• Camelinas
• Campestre Los Manantiales
• Carlos Bustamante
• Carlos Salazar
• Chapultepec Sur
• Club Campestre La Huerta
• Comisión Federal de Electricidad
• Condominio Planetario
• Del Empleado
• Dr. Miguel Silva
• Ejidal Tres Puentes
• Electricistas
• El Realito 2da etapa
• Estrella
• Felícitas del Río
• Félix Ireta
• Fovissste Santiaguito
• General Anaya
• Gertrudis Sánchez
• Guadalupe Victoria
• Hacienda Tiníjaro
• Ignacio Zaragoza
• Indeco Santiaguito
• Independencia
• Industrial
• Jaime Nuño
• Jardines de Santiaguito
• Jardines del Quinceo
• Jaujilla
• Juárez
• La Soledad
• La Soledad II
• La Joya
• Las Higueras
• Las Margaritas
• Lirios
• Lomas del Tecnológico
• Los Álamos
• Los Sauces
• Manantiales
• Medallistas Olímpicos
• Molino de Parras
• Morelos
• Nueva Chapultepec
• Obrera
• Pablo Galeana
• Pastor Sánchez Camarena
• Popular Progreso
• Prados Verdes
• Primo Tapia Poniente
• Sentimientos de la Nación
• Solidaridad
• Terrazas Campestre
• Torremolinos
• Tres Puentes
• Unión de Tabiqueros
• Vasco de Quiroga
• Ventura Puente
• Virreyes
• Valle del Real

Si se define por zonas, las más vulnerables son:

• Fraccionamiento Libertad
• Salida a Quiroga a la altura del Pedregal
• Avenida Michoacán
• Avenida Olivares, junto al Estadio Venustiano Carranza
• Calle Bucareli y Músicos de Tiríndaro
• Colonia Arroyo de Tierras
• Madero Poniente, a la altura del fraccionamiento Fidel Velásquez
• Libramiento Poniente
• Libramiento norte, a la altura de El Realito
• Avenida Camelinas, a la altura de La Paloma
• Boulevard García de León
• Avenida Madero Oriente, a la altura de gasolinera Poza Rica
• C.E.T.I.S
• Procuraduría General de Justicia del Estado
• Normal de Educadoras
• Almacén del DIF Estatal
• Secretaría de Educación Pública
• Colegio de Ingenieros Civiles

Atlas de riesgo, la clave
Los expertos recomiendan que cualquier atlas de riesgo se actualice al menos cada tres años. Sin embargo, el último atlas de riesgo disponible en Morelia data del año 2010. El director de Protección Civil estatal, Carlos Mandujano Vázquez, aseguró en marzo de este año que faltaban detalles de los atlas municipales, pero que ya se trabajaba en ello.
“El de Michoacán se actualiza constantemente con la información que brindan los municipios, pero en general está incluso en la plataforma nacional de atlas de riesgos”, se justificó.
El funcionario agregó que hace años se creó el Sistema Integral de Información de Riesgos de Michoacán, que contiene mapas con información georreferenciada de impacto de los fenómenos climatológicos. Sin embargo, la página en cuestión, correspondiente a la liga http://www.siir.michoacan.gob.mx/, ni siquiera estaba disponible al momento de esta consulta.

FUENTES:
“Vulnerabilidad de la ciudad de Morelia a inundaciones”, Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental, UNAM, 2009; “Riesgo por inundaciones en asentamientos precarios del periurbano en Morelia”, UNAM, 2010; “Plan de Atención a la Población ante Fenómenos Hidrometeorológicos 2015”, Dirección Estatal de Protección Civil, 2015; “Precariedad urbana y vulnerabilidad ante el riesgo de inundaciones en Morelia, Michoacán”, UNAM, 2015.