Aquiles Córdova aseguró que Antorcha tiene la tarea de organizar al pueblo y llegar al poder para cambiar la situación del país en favor de todos los mexicanos (Foto Cortesía)

Puebla, Puebla (Boletín).- Aquiles Córdova Morán, líder nacional del Movimiento Antorchista, se reunió con 10 mil mexicanos en Tecomatlán, Puebla, para conmemorar el 6 de junio, Día los Mártires Antorchistas.

En dicho evento anunció que Antorcha se podría convertir en una fuerza política, “la opción ya no es ir para atrás con los demás partidos, la opción es el futuro y así lo registran los hechos, la realidad y la historia que están empujando para que Antorcha juegue su papel de verdadero líder del pueblo y conquiste el poder político para acabar con la desigualdad en México”, añadió.

En su discurso, tras hablar sobre los partidos políticos y las organizaciones sociales dijo que estos desaparecen por dos razones; primero, porque sus integrantes no cumplan con el deber que se han trazado, pues los partidos “existen porque son herramientas de cambio, progreso social y transformación»; y, segundo, los partidos cuando ya no son socialmente necesarios, es decir, que hayan alcanzado ya los objetivos y que por tanto ese partido deja de tener razón, morirá aunque sus miembros griten que lo van a defender.

Así, señaló que Antorcha, al rendir homenaje a sus muertos y gritar la consigna de: “Antorcha Campesina tiene que existir y la defenderemos hasta morir”, es porque los objetivos que se han propuesto son verdaderos y necesarios para la gente humilde, y la lucha que ha iniciado está bien planteada que al llegar éxito va a beneficiar a la sociedad; en este sentido Antorcha no va a morir, porque está teniendo éxito y raigambre entre la población. “Lo que hemos alcanzado hasta ahorita no es todo; lo que cambiará la suerte del pueblo está en el futuro y ese futuro es el Movimiento Antorchista defendiendo a los más necesitados para que su vida sea menos dura; la meta última de Antorcha es conquistar, con el apoyo del pueblo, el poder político de la nación y desde ahí cambiar la situación de pobreza y desigualdad”. Antorcha va a vivir, lo quieran o no sus enemigos, porque el pueblo la necesita para hacer menos difícil su vida en estos tiempos, para cambiar el país mañana y hacer una patria próspera, competitiva y generosa con sus hijos, sobre todo los más necesitados.

En ese contexto, Aquiles Córdova dijo que estamos viviendo momentos complicados y de engaños; el peligro existe, es real y los antorchistas lo tenemos que evitar. “Antorcha ya había dicho que los problemas del país son la pobreza, la desigualdad y la injusta distribución de la riqueza nacional.”

En México y en el mundo, el gobernante que realmente quiera acabar con la problemática de su país tiene que combatir la pobreza y la desigualdad y tiene que decir cuáles van a ser sus políticas económicas y sociales y cómo las va a realizar; la violencia, inseguridad, falta de salud o vivienda tienen sus raíces en la pobreza.

Aquí recordó que las verdaderas formas para combatir la pobreza son: cambio de política fiscal, reorientación del gasto social hacia el pueblo, creación de empleo para todos y pago de salarios dignos y bien remunerados; esta es la manera de combatir la pobreza.

El pueblo que se está desanimando y decepcionando con los partidos tiene que ver hacia adelante, hacia el futuro, “Antorcha les dice: vengan conmigo yo los llevaré hacia ese futuro, nosotros somos el verdadero representante de sus intereses. La hora de Antorcha se acerca.”

Finalmente remarcó que la historia está llamando con urgencia a que el pueblo se organice y eduque, y aunque Antorcha no se muere de ansias por tener un partido, los hechos, la realidad y la historia están empujando a que juegue su papel de verdadero líder del pueblo. “Este homenaje del Día de los Mártires Antorchistas no es igual a los anteriores, este se da en un momento histórico de gran trascendencia para Antorcha y para México porque se está decidiendo el destino de la patria para muchos años y en ese reto histórico el deber más grande es sacar a México del desastre por donde lo está llevando Morena y el otro peligro, aún latente, de regresar a los viejos partidos.

PO