Ciudad de México (Rasainforma.com/Miriam Arvizu).- La mañana de este viernes 27 de mayo, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio a conocer el fallecimiento de Monseñor Girolamo Prigione, arzobispo titular de Lauriaco, en la casa de reposo Orquidea en Alejandría, al norte de Egipto.

Girolamo Prigione, murió a los 95 años de edad, quien fuera el primer nuncio apostólico en México cuando las relaciones diplomáticas con la Santa Sede que se restauraron en 1992; a través de un comunicado en su página oficial se informó que los obispos de México agradecen toda su labor diplomática de Prigione en México y lamentan su sensiblemente fallecimiento.

“Los obispos de México agradecemos toda su labor diplomática en nuestro País, lo encomendamos a las manos amorosas de Dios nuestro Señor. Y pedimos a nuestra Señora de Guadalupe, interceda por él. Descanse en paz”, expresa la CEM.

Durante su servicio diplomático visitó numerosas Iglesias locales, también para conferir la ordenación episcopal de muchos nuevos obispos.

“El Prelado nació en Castellazzo Bormida, de la diócesis de Alejandría, el 12 de octubre de 1921, y fue ordenado sacerdote el 18 de mayo de 1944.

“Entró en el servicio diplomático de la Santa Sede en 1951, habiendo prestado su servicio, sucesivamente en la propia Representación Pontificia en Italia, Gran Bretaña, Estados Unidos de América y Austria, cubriendo también el encargo de Delegado en la Agencia Internacional para la energía atómica con sede en Viena.

“Una vez electo para la Iglesia titular de Lauriaco, el 27 de agosto de 1968, fue nominado Nuncio Apostólico en el Salvador y en Guatemala. El 24 de noviembre de 1968 recibió la ordenación episcopal.

“Después el 2 de octubre de 1973 se convirtió en Pro Nuncio Apostólico en Ghana y Delegado Apostólico en Nigeria.

“Después, el 7 de febrero de 1978 recibió el encargo de Delegado Apostólico en México, y convirtiéndose en Nuncio Apostólico el 2 de octubre de 1992. Retirado del servicio Diplomático el 31 de mayo de 1997”, se informa en el comunicado.