Rusia (MiMorelia.com/Redacción).- Un hecho sorprendente ocurrió justamente el pasado 24 de diciembre en un pueblo situado en Rusia, pues una mujer cayó en una alcantarilla y encontró en su interior un niño de diez años de edad que había sido reportado como desaparecido una hora antes.

El menor corría el riesgo de morir congelado, se perdió a las 21:21 horas por lo que comenzaron a buscarlo con la ayuda de 120 voluntarios. Poco después la voluntaria Gúliya Yarúllina, directora del departamento de Protección Civil local, hizo el descubrimiento del niño.

La mujer se encontraba rastreando al menor en una zona periférica de la localidad cuando cayó en una alcantarilla abierta de tres metros de profundidad, fue entonces cuando hizo el descubrimiento.

Gúliya dentro del pozo dio con el pequeño que se había cansado de gritar y se quedó dormido tendido sobre un trineo de plástico. Según lo comentaron médicos, si hubiera estado una hora más allí adentro habría fallecido al congelarse.

Posteriormente fue tratado de hipotermia en el hospital local, asimismo la mujer requirió hospitalización por una lesión en la columna vertebral.

Con información de MVS Noticias.

kpmg