se busca
Se ha hecho la búsqueda en cárceles, Semefos, hospitales y en fosas clandestina (Foto: Ilustrativa/FB/Familiares Caminando Por Justicia)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Con más de diez años de pertenecer al colectivo «Familiares caminando por justicia» en Michoacán, Mercedes Ruiz González asegura que la búsqueda de su hijo desaparecido desde el 2010 junto con otras organizaciones ha sido compleja y desgastante, pues la lucha encabezada por las mujeres es criminalizada por los gobiernos.

En el marco del Día Internacional de la Mujer a celebrarse este 8 de marzo en todo el mundo, la activista de 57 años de edad, originaria de Zamora, señaló que pese a ser madre soltera de tres varones esta condición no ha sido un obstáculo para continuar en el movimiento y ser una de las fundadoras de las Caravanas de Búsqueda en la entidad con sólo unos mapas, palas y picos para encontrar a su hijo.

Ruiz González se encuentra en la búsqueda de su hijo de 27 años de edad, Guillermo Alejandro Ortiz Ruiz, abogado de profesión, quien junto con su socia de despacho, Vianey Heredia Hernández, desaparecieron el 29 de noviembre del 2010 en tramo carretero Lázaro Cárdenas-Apatzingán, cuando iban a atender un caso relacionado a las minas en la zona del puerto.

(Foto: Cortesía)

-¿Cuáles han sido las barreras presentadas por ser mujer?

«La criminalización de las autoridades y la misma sociedad hacia las mujeres que estamos en la búsqueda de personas desaparecidas, cuando vamos al Ministerio Público siempre nos dicen que la culpable de la desaparición somos nosotras, porque no los supimos educar o guiar, y al ser mujeres somos revictimizadas».

-En esta situación, ¿qué se hace para salir adelante?

«No hay más que la lucha organizada y el estar acompañadas como mujeres para derribar todos los obstáculos que se nos presente. Nuestra fortaleza, es la esperanza de encontrar con vida a nuestros hijos. Abonamos a la información sobre los derechos que nosotras tenemos».

-¿Cuál ha sido tu fortaleza?

«Contar con compañeras mujeres luchonas y aguerridas, que pese a las circunstancias o todos los obstáculos, siguen de pie y con la esperanza de que algún día abrazaremos a nuestros hijos. Si una se cae en el camino, tiene el hombro, la mano, la espalda para sostenernos unas a otras».

-¿Cómo defines este movimiento de búsqueda?

«Como un elemento necesario en el país y el mundo para poder encontrar con vida a nuestros seres queridos, pero no deberíamos de hacerlo nosotras sino las autoridades que además tienen la obligación».

-¿Has estado cerca de encontrar a tu hijo?

«No, y se ve lejano porque hace falta mucha voluntad política del estado mexicano, por ejemplo, mi hijo que ya Serna diez años de su desaparición hay muchas cosas que se dejaron de hacer, pero no queda de otra que seguir en la búsqueda».

Guillermo Alejandro Ortíz Ruiz detenido desaparecido el 29 de noviembre del 2010

Posted by Familiares Caminando Por Justicia on Friday, April 19, 2019

-¿Cómo recuerdas a tu hijo?

«Como una persona alegre, es un joven inteligente. Se le recuerda en cada momento, en las comidas, en los sitios donde estuvo y al acudir a su cuarto. A mi hijo le gusta mucho la poesía y la declamación, hasta tenía algunos premios y en eventos de este tipo, siempre lo recuerdo».

-¿Qué castigo pides para los responsables?

«Lo que pedimos es memoria, verdad y justicia. No hay castigo que se equipare a ese dolor y daño causado por una desaparición, porque es un crimen de lesa humanidad».

-¿Has encontrado respaldo de las autoridades o sociedad?

-No, lamentablemente las autoridades se han encargado de que la sociedad no vea ni se interese por esta problemática. Uno de los objetivos del Estado, es invisibilizar la lucha para impedir todo lazo solidario”.

Recordó que las caravanas de búsqueda y brigadas surgieron como un instrumento para que las familias encuentren a sus seres queridos ante la indolencia y la omisión de las autoridades tanto federales como estatales.

El año pasado, el colectivo de Mercedes Ruiz participó en la quinta caravana que visitó cinco municipios de Michoacán, en los cuales, se hizo la búsqueda en cárceles, Semefos, hospitales y en una fosa clandestina ubicada en Caleta de Campos donde localizaron huesos y otros indicios, así como 40 nuevos casos de desaparición y desaparición forzada.

Por. Guadalupe Martínez/rmr