El desarrollo cerebral del niño continúa durante la niñez y la adolescencia (Foto: ACG)

Guadalajara, Jalisco (MiMorelia.com).- Desde edades tempranas, los niños “superdotados” o que poseen un coeficiente intelectual superior al resto, pueden ser identificados por los padres de familia, lo cual es indispensable a fin de que puedan canalizar positivamente sus capacidades, señaló el Jefe de la División de Neurociencias del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, el doctor Ignacio González Burgos.

En la infancia, indicó, pueden advertirse situaciones como el adelantarse a caminar más pronto de lo esperado o articular palabras, incluso, desarrollar un código de comunicación más efectivo que otros pequeños.

En tanto en la edad preescolar y escolar, podrán manifestar otros rasgos que es recomendable sean detectados por profesores y por los mismos padres o tutores.

Obviamente el desempeño escolar, y que tras un breve tiempo de exposición al conocimiento ya se aburren o se distraen, pero tenemos que identificarlos profesionalmente o al menos cuando se identifican conductas atípicas canalizarlos e informar a los padres de familia” enfatizó el investigador del IMSS Jalisco.

Explicó que frecuentemente se puede confundir el comportamiento de los niños “superdotados” con problemas de comportamiento o incluso con el llamado Trastorno de Déficit de Atención (TDH) por lo que se debe diferenciar la condición del infante, a través del asesoramiento de un profesional.

Los niños con capacidades intelectuales mayores, explicó el doctor González Burgos, nacen con esta condición; sin embargo requieren de una mayor estimulación para satisfacer su demanda debido a sus habilidades especiales.

Son niños que están dotados de capacidades superiores, es algo genético no se sabe exactamente el factor que interviene. Ellos tienen que estar estimulados todo el tiempo debido a que su demanda de conocimiento es mayor” explicó.

De acuerdo con algunos criterios mundiales, se consideran personas con inteligencia brillante a partir de un coeficiente intelectual (IC) mayor a 115, no obstante más de 130, ya se considera superdotación intelectual.

Indicó que el desarrollo cerebral del niño continúa durante la niñez y la adolescencia y no es hasta los 21 años de edad cuando concluye su proceso.

No en vano existe la norma legal que considera a una persona mayor de edad a los 21 años, porque es cuando alcanza el punto de desarrollo cerebral completo” concluyó el experto.