El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, en el inicio de las actividades del Año Dual México en Alemania y Alemania en México

Ciudad de México (MiMorelia.com).- A nivel global es necesario avanzar en la formación de una ciudadanía comprometida con el progreso, el respeto al medio ambiente, la pluralidad y la diversidad con paz y justicia social, afirmó el rector de la UNAM, EEnrique Graue Wiechersnrique Graue WiechersE.

Al participar en el inicio de las actividades del Año Dual México en Alemania y Alemania en México, el doctor Graue se manifestó a favor del intercambio productivo de saberes entre pueblos con culturas diferentes, pero que comparten aspectos y valores que los unen y enriquecen.

Ante el embajador de la República Federal de Alemania en México, Viktor Elbling; la ministra de Ciencia, Investigación y Artes del Estado de Baden-Württemberg, Theresia Bauer y el expresidente de la Sociedad Max-Planck de Alemania, Peter Gruss; el rector Graue destacó los vínculos económicos, comerciales y culturales entre ambas naciones.

Cerca de mil 800 empresas germanas dan empleo a 120 mil mexicanos y se estima que generan poco más del 5 por ciento del producto interno bruto (PIB) mexicano. Además, cada año, alrededor de 2 mil estudiantes alemanes llegan a México e igual número de mexicanos son recibidos en instituciones educativas alemanas.

La inmigración germana, agregó, también ha nutrido a las ciencias, las humanidades y a las artes mexicanas, además de enriquecer la vida científica y cultural de la Universidad Nacional, que en el presente siglo ha firmado cerca de 100 convenios con universidades, centros de investigación e instituciones educativas.

“La vinculación con las universidades e instituciones científicas alemanas es de gran relevancia para los mexicanos”, expresó Graue Wiechers.

En el inicio de actividades del Año Dual, que incluyó el recorrido por la exhibición Hecho en Alemania y por el Túnel de la Ciencia de la Sociedad Max-Planck, el rector celebró la oportunidad para que estudiantes, académicos y público mexicano conozcan los avances y logros de la investigación científica de aquella nación.

“La fortaleza científica de Alemania puede y debe ser un aliciente para estimular nuestro crecimiento. Las asimetrías entre ambos países son expresión de la atención diferenciada que la educación, la ciencia y la innovación han tenido por parte de ambos Estados”, aseveró.

En 2013, la República Federal de Alemania destinó el 2.8 por ciento de su PIB a la investigación científica y el desarrollo experimental mientras que México sólo invirtió el 0.48 por ciento, subrayó el rector ante el director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero; el presidente del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), Enrique Jacob; y el director del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), José Mustre de León.

La comunión de la ciencia y las humanidades alemanas con nuestro país, añadió Graue, data desde principios del siglo XIX con los hermanos Alejandro y Guillermo de Humboldt.
El primero realizó exploraciones para estudiar la biodiversidad, la economía y la cultura novohispana, mientras que el segundo fundó –en la Universidad de Berlín– un método para formar a las nuevas generaciones, basado en la investigación y la docencia.

“La investigación universitaria, decía Guillermo de Humboldt, debería verse libre de presiones y de intereses mundanos y tener como principio la búsqueda de la verdad científica. Bajo su tutela y principios, la libertad se convirtió en esencia de la universidad pública y el escudo contra la intolerancia y el dogmatismo”, dijo Graue.

Y es sobre estos principios que descansa la universidad pública mexicana y latinoamericana.
“Es en las universidades donde se desarrollan las condiciones necesarias para desafiar prejuicios, comunicarse entre dogmas distintos y construir los puentes necesarios para el desarrollo social de una nación”, aseveró el rector.