Michoacán, elecciones
Morelia y Zamora son algunos de los municipios donde ocurre la mayor injerencia electoral por el crimen organizado, dice el titular de SSP (Foto: Cortesía)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- En Michoacán ha sido histórico el interés de grupos delincuenciales por imponer candidatos en procesos electorales, ya que de esa manera tienen injerencia en la definición de puestos directivos en Seguridad Pública y Obras donde “pretenden obtener beneficios adicionales de los recursos públicos”, afirmó el titular de la SSP, Israel Patrón Reyes.

Luego de confirmar que en la entidad son las ciudades con más habitantes y algunas comunidades las consideradas “zonas conflictivas” por injerencia de células delictivas en la designación de aspirantes a cargos de elección popular, Patrón Reyes comentó que se solicitó a las instituciones políticas aplicar filtros a los candidatos para descartar cualquier relación o cercanía con el crimen organizado.

“El gobernador puso en alerta a todos los partidos”, apuntó el secretario de Seguridad al señalar que algunos de los municipios identificados como focos rojo en anteriores procesos electorales son Morelia, Zamora, Tangancícuaro, Jiquilpan, Uruapan, Tingambato y Ario de Rosales, por mencionar algunos.
(Foto: Cortesía)

Frente a ello lamentó que más del 80 por ciento de las localidades en Michoacán no tengan suficientes policías para responder a cualquier actividad ilícita y mencionó que, la falta de presupuesto “imposibilita a los alcaldes agregar mecanismos de defensa ante células delincuenciales, pero ahí es donde entra la federación y el estado”.

Patrón Reyes agregó que hasta el momento ningún aspirante a la gubernatura del estado, alcaldías o diputaciones federales y locales ha solicitado protección de la SSP y añadió que la dependencia se mantendrá atenta a posibles requerimientos de los partidos políticos para acompañar a sus candidatos.

En tanto manifestó que los protocolos sanitarios se mantendrán todo el proceso electoral con operativos para evitar conglomeraciones de personas y desactivar reuniones que pongan en riesgo la salud de los participantes y sus familias.

Por: Aned Ayala/R