Por: Sayra Casillas/ @SayraCasillas2

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Al manifestar  que no tiene sustento la nueva acusación que imputó la Procuraduría General de la República (PGR) en contra  José Manuel Mireles Valverde, por el delito de sedición, su defensor Ignacio Mendoza Jiménez, acusó a la instancia federal de continuar una persecución política hacia el fundador de grupos de autodefensa en el 2013.

El artículo 130 del Código Penal Federal vigente tipifica el delito de sedición, y señala: “se aplicará la pena de seis meses a ocho años de prisión y multa hasta de diez mil pesos, a los que en forma tumultuaria sin uso de armas, resistan o ataquen a la autoridad para impedir el libre ejercicio de sus funciones”.

Ello, con las finalidades de “abolir o reformar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; reformar, destruir o impedir la integración de las instituciones constitucionales de la Federación, o su libre ejercicio y/o separar o impedir el desempeño de su cargo a alguno de los altos funcionarios de la federación y los estados.

La legislación puntualiza que a quienes dirijan, organicen, inciten, compelan o patrocinen económicamente a otros para cometer el delito de sedición, se les aplicará la pena de cinco a quince años de prisión y multa hasta de veinte mil pesos.

Según trascendió, la PGR abrió una carpeta de investigación a partir del llamado “urgente” que hizo Mireles el pasado mes de julio, a los grupos de autodefensas de la Sierra Costa michoacana, de la Sierra de Tancítaro y demás pueblos y municipios a que acudan acudieran a apoyar a la gente de Tepalcatepec, donde se realizaba un operativo federal.

“Vayan por favor todos los que puedan, lleven todas las armas que tengan y estén al pendiente, vamos a tratar de evitar confrontaciones, lo único que queremos es que nos  dejen vivir en santa paz, y que se retiren”, fue parte del mensaje que dirigió a través de una videograbación de menos de dos minutos, difundida en redes sociales.

Mendoza Jiménez enfatizó que si lo anterior, que no tuvo consecuencias ni generó levantamiento alguno, le vale a la PGR para abrir un expediente contra Mireles, también tendría entonces que acusar y tratar de aprehender a los youtubers y blogueros que se expresan contra el gobierno en las redes sociales.

“La acusación empieza por apología y como ven que no les alcanza la tratan de escalar a sedición, que tampoco se da, pero es una persecución política de parte de un acoso sistemático de la PGR en contra de Mireles; parece que alguien o a algún grupo le genera mucha incomodidad  no sólo que esté afuera sino que se exprese libremente y diga las cosas como él las ve o como él las siente”, destacó el litigante.

En entrevista, anticipó probablemente mañana ofrecerá en conjunto con el diputado local por Movimiento Ciudadano, Daniel Moncada Sánchez, una conferencia de prensa en la que presentarían documentos que respaldan la defensa de Manuel Mireles.

CA