Antonio Ramos Tafolla
Sus ojos han visto todo tipo de atrocidades, tragedias y brutalidades que ha sufrido el pueblo de Tierra Caliente a manos del crimen organizado (Foto Facebook: Antonio Ramos Tafolla)

Por: Antonio Aguilera

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Antonio Ramos Tafolla es un periodista único o de esos pocos que ya quedan en Michoacán. Añejo y correoso, sabe de lo que habla: “Hemos aprendido a torear el toro, sabemos lo que es bueno y lo que es malo” al momento de cubrir todo tipo de eventos en la zona de mayor riesgo para ejercer el periodismo no sólo en suelo michoacano, sino en todo el país: la Tierra Caliente, asiento de cárteles de la droga, de poderes fácticos y hasta de políticos corruptos.

Ramos Tafolla es una especie de decano del periodismo regional, del gremio más lastimado en Michoacán, cuya audacia a la hora de dar cobertura al fenómeno del crimen organizado ha cobrado la vida ya de cinco colegas, cuatro de ellos desaparecidos, entre ellos, el último caso de Salvador Adame Pardo, quien desde hace justo ocho días no hay señales de su paradero, después de que un grupo de hombres armados lo sacara por la fuerza de una empresa purificadora de agua.

Le puede interesar: Caso Salvador Adame Pardo

Desde hace más de 40 años, más de 20 de ellos al frente del Semanario del Valle, establecido en el municipio de Múgica, sus ojos surcados de pliegues y arrugas, han visto todo tipo de atrocidades, tragedias y brutalidades que ha sufrido el pueblo de Tierra Caliente a manos del crimen organizado. El propio Ramos Tafolla vivió en carne propia la coerción y “la mordida de las fauces del lobo”, metáfora de la delincuencia, que lo obliga a llevar una pierna alterna de fierro, para suplir la de carne y hueso que le amputó la diabetes hace más de 10 años.

El reciente caso de la desaparición de Salvador Adame vuelve a poner la mira sobre la fragilidad y la vulnerabilidad del oficio, sobre todo en la tierra que los integrantes del crimen organizado eligieron para establecer su guarida, ya arrebatarles la paz y la tranquilidad a sus habitantes.

Ramos Tafolla habla del encuentro que periodistas de Tierra Caliente sostuvieron con el gobernador del estado, Silvano Aureoles, e integrantes de su gabinete, en Apatzingán, quienes se aparecieron seis días después de la desaparición de Salvador Adame. Pese a todo, el viejo periodista refiere que las promesas de protección gubernamental no son nuevas y tienen fecha de caducidad, por eso apela a la solidaridad y la comunicación fluida con los propios colegas, como la primera línea de protección.

-El gobierno habla de, ahora sí, poner en marcha el mecanismo de protección para periodistas, ¿servirá de algo este protocolo?

R- No hay mecanismo alguno ni protocolo que puedan liberar a los periodistas de una situación de riesgo. Podemos tener algunos protocolos gubernamentales, pero el círculo de seguridad más efectivo es el de los propios periodistas. Los periodistas debemos asumir una actitud más prudente, olvidarnos de la primacía de la nota y dejar de ser protagonistas. En zonas de riesgo, no podemos competir por exclusivas o querer protagonizar las notas.

“El hecho de querer hacer periodismo de investigación, nos pone en riesgo, sobre todo en una zona como Tierra Caliente; al fin y al cabo, los mecanismo de protección son quimeras, políticas públicas que surgen al calor de una crisis como la que vivimos, y al final no servirá para protegernos de los riesgos”.

-¿Cuál sería una solución inmediata?

R- Nosotros proponemos la colectivización, el apoyo y la comunicación directa entre colegas, como la medida primigenia de seguridad. No hay que ir solos a la boca del lobo, debemos dar parte a nuestras familias, a nuestros colegas de los medios y a entes gubernamentales en lo que podemos confiar. Solo el apoyo entre el gremio es un circulo real de seguridad, de allí para allá ningún protocolo vale para ir a coberturas de riesgo.

-Salvador Adame aún no aparece, ¿es válido hablar de garantías sociales para los periodistas  como se trató con el gobernador?

R- Algunos compañeros suelen hablar en estos foros más con la panza que con la cabeza. La prioridad es que aparezca Salvador con vida y regrese con su familia. Esa es la primer demanda que pusimos en el manifestó que mandamos al gobernador el pasado martes, que se le brinde apoyo en seguridad y económico a su esposa y su familia, porque ellos prácticamente quedaron en el desamparo, porque como periodistas, comemos hoy pero mañana quien sabe.

“Pero, también avalamos las demás propuestas de los compañeros, y en medio de una coyuntura no grata, como es la desaparición de Salvador Adame, se abre una posibilidad real para la integración de los periodistas de Michoacán. Podemos lograr avances significativos para mejorar las condiciones profesionales del ejercicio periodístico, como es nuestra seguridad, pero no podemos dejar de lado nuestro desarrollo social de nuestro gremio.

Tenemos una exigencia urgente del establecimiento de protocolos de seguridad para los periodistas en zonas de riesgo, DICE EL COMUNICADOR

“La mayor parte de los periodistas, sobre todos los que ejercemos el periodismo independiente o tenemos empresas de carácter regional, carecemos de prestaciones sociales, salvo los que trabajan en grandes empresas informativas. Quienes ejercemos el periodismo independiente no tenemos protección económica, ni garantías de ningún tipo, ejercemos una especie de periodismo aventurero”.

-El protocolo de seguridad es un tema que se viene discutiendo desde hace varios años, y en Michoacán sin embargo se carece de un marco legal estatal para operar uno, ¿se podrá lograr ahora, cuando en medio de una crisis al fin la clase política voltea a ver al gremio?

R- Tenemos una exigencia urgente del establecimiento de protocolos de seguridad para los periodistas en zonas de riesgo, entonces en la plática que sostuvimos con el gobernador Silvano Aureoles, el secretario de Gobierno, el procurador, y el secretario de Seguridad Pública, nos aseguraron que ya existen avances en el tema de los protocolos. A la vez de la implementación de un  mapa de riesgo. En ese punto, coincidimos con los que nos propuso el gobernador.

En el caso del procurador, fue muy parco, entendemos que  no podría ser de otra forma, sabemos que en el caso de la desaparición de Salvador Adame no podemos hacer aspavientos con la información, porque en ese afán válido de informar y defender a Salvador, pudiéramos intervenir o alterar las investigaciones.

-La ley es otro tema pendiente ¿al fin habrá eco en el congreso?

R- Al gobernador se le hizo un planteamiento bien preciso que quedó plasmado a través de una minuta que se le entregó al mandatario, así como una iniciativa de ley para protección de los periodistas que había sido ya propuesta en otros foros que se realizaron en el estado de Michoacán, en donde la mayoría de la gente que asistieron a estos foros fueron periodistas y, que dejaron plasmadas en esa iniciativa de ley ciudadana con el sentir y deseo de los periodistas de poder tener una ley de protección a los comunicadores, para poder garantizar la seguridad de su profesión que ha sido tan golpeada desde siempre y, que últimamente a nivel nacional son muchos compañeros que han desaparecido o han terminado acribillados por las balas de quienes están en contra de la libertad de expresión.

“En Tierra Caliente tenemos a cuatro periodistas desaparecidos, tres de ellos ya fallecidos, de todos estos casos la PGJE ya jamás nos aportó ningún tipo de información sobre ellos desde hace ya varios años, incluso el propio procurador reconoció que no se tiene mayor información sobre su paradero”.

(Foto Facebook: Antonio Ramos Tafolla)

-Ahora al parecer todos tienen voluntad, sin embargo la última iniciativa se archivó y fue desechada justo en la semana que se llevaron a Salvador, ¿ahora sí se podrá aprobar?

R- En la reunión del miércoles, el gobernador se comprometió  de manera inmediata crear una comisión de periodistas y legisladores para agilizar la legislación de dicha ley en beneficio de los periodistas. De igual manera el gobernador se comprometió a la voz de ya para la creación de un fideicomiso, para que este fideicomiso apoye y ayude a los periodistas que ya están prácticamente  en etapa de jubilación, cuenten con una pensión que les ayude a vivir de manera digna, así como de otros asuntos en beneficio del gremio periodístico que van a dejar sin duda huella y presencia en Michoacán.

-El gobernador habla de un frente común, sin embargo es a ellos a quienes compete combatir la inseguridad ¿no se trata de una oferta oficiosa?

R- Respecto al frente común, el gobernador nos propuso que participemos en los mecanismos de protección que se están planteando, nosotros los periodistas no somos especialistas en seguridad, pero en esta tarea tan riesgosa que ejercemos, hemos aprendido a torear el toro, sabemos lo que es bueno y lo que es malo, y sin menospreciar la personalidad de muchos colegas, en el estado muchos compañeros tienen la capacidad de estar vigilantes de que los compromisos se cumplan, que los protocolos se apliquen y no queden en papel mojado.

“Ojalá y esto nos sirva a los periodistas para semigarantizar nuestra seguridad, y hay que hablar abiertamente, ya que nosotros los que nos encargamos al manejo de la información no podemos obviar varios temas, ya que lamentablemente sabemos de algunos compañeros o gente se hizo pasar como periodistas, que andan en malos pasos y nos ponen a todos en el filo de la navaja. Duele decirlo y aceptarlo, no es el caso de Salvador Adame, pero hay otros casos en donde hay colegas comprometidos con los poderes fácticos, y en muchas ocasiones hacen el papel de punteros de la delincuencia y siguen amparándose en el gremio periodístico, haciendo la doble función”.

jcms