areli navarrete informacion es poder

La información es indispensable en nuestro actuar diario, porque permite tomar decisiones, y cada semana insisto en lo mismo, y lo seguiré haciendo, porque nos percatamos de su importancia en situaciones como la que ahora vivimos los michoacanos ante el desabasto de gasolina.

Independientemente, y sin opinar de la “estrategia contra el huachicoleo”, es claro que lo que perjudica a todos los michoacanos es el no haber sido informados de lo que sucedería y, ahora, no tener información de lo que sucede, pese a que esto también haya sido parte de la estrategia.

De esta forma, en atención a esto que vivimos, reitero la importancia de estar informados. Pemex es sujeto obligado en materia de transparencia y, por tanto, tiene la obligación: 1. De tener publicado en su portal de Internet y la Plataforma Nacional de Transparencia toda aquella información sustancial que nos determina la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, como son sus actas y contratos, y 2. Debe dar contestación a las solicitudes de acceso a la información, con la finalidad de que las personas accedan a todos los documentos que consideran relevantes para analizar y contrastar cualquier actuación del propio sujeto obligado o de éste con terceros.

¿Qué relación tiene lo dicho? La transparencia permite focalizar los actos de corrupción, porque al documentarnos podemos revisar lo que se está haciendo y cómo se hace. De esta forma, podemos actuar a tiempo.

En 2018, el INAI instruyó a Pemex a entregar versiones públicas de las actas de cuatro sesiones del Consejo de Administración de Pemex Gas y Petroquímica Básica, relacionadas con el Proyecto Etileno XXI. En esa resolución se afirmó que, por regla general, toda la información que tienen los sujetos obligados es pública, es decir, en posesión de cualquier autoridad, entidad, órgano y organismo de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, órganos autónomos, partidos políticos; en fin, todos aquellos, incluyendo personas físicas y morales, que reciban y ejerzan recursos públicos o realicen actos de autoridad.

Así como se dio en ese caso, también el año pasado se instruyó a Pemex Fertilizantes, a través de acceso a la información, a buscar y, en su caso, dar a conocer en versión pública el contrato de compraventa suscrito con diversas empresas parte de Altos Hornos de México, con la finalidad de que la publicidad de la información permitiera conocer las características de la compraventa y si fue o no rentable, en atención a que fue realizada con recursos públicos.

¡Para esto sirve acceder a la información pública! Debemos reutilizar la documentación que se obtiene del ejercicio del derecho humano de acceso a la información, bien para conservar aquello que rinde frutos, para mejorar o para señalar lo que está mal y que, en muchas ocasiones, conlleva actos de corrupción.

No podemos permitir que la falta de información colapse el país; ahora enfrentamos dificultades con el suministro de gasolina. ¿Tenemos que esperar a que pase lo mismo con el agua y demás recursos indispensables para las personas?