aguas residuales
Adelantó que hay un proyecto del Ejecutivo relacionado a la construcción de nuevas plantas tratadoras en Vista Hermosa, y Pichátaro (Foto: Archivo)

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Actualmente, Michoacán sólo trata el agua residual en un 41.48 por ciento, es decir de los ocho mil 340 litros por segundo, tres mil 459 litros son los que reciben un saneamiento químico y biológico, debido a la falta de plantas de tratamiento en los municipios, refirió el titular de la Comisión Estatal del Agua y Gestión de Cuencas (CEAC), Germán Tena Martínez.

En rueda de prensa, evidenció que cuando inició el gobierno perredista, el Estado tenía un 38.61 por ciento del agua tratada, es decir que para este año, el gobierno aumentó un 2.8 por ciento del agua residual saneada, sin embargo es un avance muy mínimo, dijo, comparado con otros estados de la República como Aguascalientes o Nuevo León en los cuales llegan a sanear el agua hasta en un 90 por ciento.

El funcionario estatal, reiteró la necesidad urgente de que los municipios del Estado se interesen por sanear sus aguas residuales con la finalidad de disminuir la contaminación, y también, para que en un corto plazo todos los michoacanos tengan acceso al vital líquido.

Por ejemplo, el municipio que actualmente más contamina los mantos freáticos por no tener una planta de tratamiento es Jacona, seguido de Maravatío.

Adelantó que hay un proyecto del Ejecutivo relacionado a la construcción de nuevas plantas tratadoras en Vista Hermosa, y Pichátaro, pero por otro lado, se podrán a funcionar las que está establecidas como la de Quiroga, Tzintzuntzan, Pátzcuaro, Ciudad Hidalgo y Apatzingán.

«El caso de Apatzingán es muy relevante, porque fue construida en otras administraciones hasta por 150 millones de pesos, pero nunca estuvo en funcionamiento, y por eso ya fue saqueada. Ahora, se requieren al menos 15 millones de pesos para echarla andar», describió.

Tena Martínez, recordó que cuando recibieron la administración en 2015, había 61 plantas de tratamiento construidas, de las cuales, 43 funcionaban y 18 no operaban, mientras que otras 35 plantas se encontraron inconclusas.

Asimismo, se registró en ese momento que de los ocho mil 300 litros por segundos, sólo tres mil 459, es decir el 38.61 por ciento del agua era tratada. Y del 2015 a la fecha, se elevó al 41.48 por ciento del saneamiento en el agua residual.

Para el cierre de la administración estatal, el gobierno pretende contar con 100 plantas tratadoras de aguas residuales en los municipios, pues dijeron que es una necesidad apremiante en Michoacán.

La descarga de aguas residuales de origen urbano, según las autoridades, proviene de viviendas, edificios públicos y de la escorrentía urbana que se colecta en el drenaje. Sus principales contaminantes son, el nitrógeno y fósforo, compuestos orgánicos, bacterias coliformes fecales, materia orgánica, entre muchos otros.

Pero también, la descarga de aguas residuales domésticas, industriales, agrícolas y pecuarias sin tratamiento, provoca la contaminación de los cuerpos de agua receptores disminuyendo la calidad de las aguas superficiales y subterráneas, poniendo en riesgo la salud de la población y la integridad de los ecosistemas.

Por: Guadalupe Martínez/CA