Jesús Melgoza

Qué tal amigos. Estamos ante una nueva realidad económica que nos exige ser responsables por partida doble: con nuestras personas y con las empresas, que éstas cumplan con los lineamientos que han dispuesto las autoridades sanitaria y laboral para operar de forma segura.

En esta etapa de reapertura gradual, en la que estamos desde el mes de junio, las empresas michoacanas, a través de las cámaras y asociaciones, acordaron implementar acciones de prevención, con dos objetivos muy claros: cuidar a sus empleados, pero también ser un lugar seguro para sus clientes, para aquellas personas que asisten a adquirir un producto o servicio.

Estas medidas se documentaron en protocolos presentados en el mes de junio al gobernador Silvano Aureoles Conejo, que atienden a las características y dinámica de operación de cada sector; las empresas hicieron un gran trabajo para atender recomendaciones puntuales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la Secretaría de Salud, entre otras instituciones.

He tenido oportunidad de visitar empresas de los sectores agroalimentario, minero, industrial y de manufactura, ubicadas en Morelia, Zamora, Lázaro Cárdenas, Zacapu, Sahuayo, Uruapan, La Piedad, en las que he constatado que cumplen puntualmente los protocolos sanitarios y realizan una importante labor de concientización con su personal, para que se cuiden tanto dentro como fuera de su centro de trabajo; todos queremos que los centros laborales estén abiertos en la medida de lo posible, pero para lograrlo debemos ser corresponsables y reeducarnos para que se mantengan en operación.

Hace unos días visitamos negocios afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) y, con satisfacción, observamos que la mayoría cumple a cabalidad con los protocolos; el reto es que no dejen de hacerlo, debemos evitar decir que ya nos cansamos de usar el cubrebocas, tenemos que usarlo en todo momento. Es necesario que sigamos trabajando; la contingencia sanitaria por el Covid-19 no tiene fecha de caducidad; mientras no haya vacuna o cura a este mal, tenemos que seguir conviviendo con esta situación y debemos hacerlo con la mayor responsabilidad.

Hay también algunos negocios que no han cumplido; como consumidores, podemos hacer que cumplan con las medidas; el cliente puede premiar, recomendando y hablando bien de aquellos que cumplen, o sancionar, no regresando a consumir a los lugares que no actúan con responsabilidad.

Para aquellos empresarios que tienen dudas sobre las medidas que deben implementar para poder abrir las puertas de sus negocios, está disponible el micrositio https://michoacancoronavirus.com/nuevaconvivencia/, del cual pueden descargar los protocolos para restaurantes, de servicios educativos, agencias de viajes, transporte turístico terrestre, balnearios, hoteles, guías de turistas, campos de golf, museos y sitios patrimoniales, espacios culturales, sector religioso, entre otros.