Para los pacientes suele ser normal pesar o medir más (Foto: Ilustrativa)

Ciudad de México (Boletín).- Especialistas de instituciones de la Secretaría de Salud advirtieron la falta de interés de la población por revertir el problema de obesidad que padecen, a pesar de que cada año las enfermedades asociadas a esta condición causan la muerte a 2.8 millones de personas en el mundo.

En su participación, en el Segundo Curso de Bariatría, organizado por el Hospital Nacional Homeopático (HNH), informaron que para los pacientes es “normal” pesar o medir más, por ser una situación casi generalizada entre quienes conviven.

El coordinador de Investigación en Trasplantes del Hospital General de México, Pedro San Cristóbal Zepeda, dijo que quien aumenta de seis a nueve kilos de peso en un lapso de 10 años, duplica el riesgo de padecer diabetes mellitus tipo II, en comparación con quien mantuvo su peso. En tanto, los que subieron 20 kilos cuadruplican esta posibilidad.

Una persona de estatura promedio con exceso de peso, incrementa su riesgo de muerte en aproximadamente 30 por ciento, por cada 15 kilos adicionales de peso.

La esperanza de vida de la población con obesidad es de 10 a ocho años menor (para un Índice de Masa Corporal de 40-45) que el de una persona con peso normal.

En su ponencia, Epidemiología del sobrepeso/obesidad, y enfermedades asociadas en México y en el mundo, San Cristóbal Zepeda dio a conocer que en el país cada año se detectan entre 250 mil y 400 mil nuevos casos de diabetes.

Sin embargo, esta patología se extiende a cerca de 40 por ciento de la población que desconoce tenerla, pues sólo se acerca a los servicios de salud cuando presenta las primeras complicaciones.

En las consultas, los pacientes atribuyen su incremento en los niveles de azúcar a un susto, un asalto, un disgusto, un accidente o alguna discusión, y no a padecimiento preexistente.

En este tipo de casos, las personas tienen entre uno o más de 10 años con la enfermedad, la cual ignoran por no existir una cultura de la autoprevención.

El enfermero de apoyo en las intervenciones quirúrgicas, Jorge Hernández, informó sobre los tres tipos de cirugía bariátrica -restrictiva, mal absortiva y mixta-, cuya técnica se emplea en algunos casos de obesidad severa y por su condición se pone en riesgo la vida.

En su presentación, Manejo del pre, trans y post quirúrgico por enfermería del paciente bariátrico, dejó en claro que este procedimiento no es una cura para la obesidad, solamente ayuda a controlarla y mejorar la calidad de vida de la persona.

Si el paciente no sigue las indicaciones médicas y nutricionales, volverá a recuperar peso. En el tratamiento se excluye a quienes padecen valvulopatia cardiaca o angina de pecho, úlceras gástricas o duodenales, trastorno alimenticio tipo bulimia, así como trastornos psiquiátricos graves, dependencia al alcohol o drogas.

amm