Está en calidad de desconocido (Foto: Archivo)

Por: Ibeth Cruz/@ibethcrux

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com).- Homicidios, atentados y desapariciones fueron algunos de los principales actos violentos ocurridos durante octubre en Michoacán, y de los cuales los alcaldes y militantes políticos fueron las principales víctimas.

La racha inició la mañana del 6 de octubre, cuando el alcalde Paracho, Stalin Sánchez González, salía de su hogar y fue ultimado a balazos por al menos seis sujetos de los cuales aún no hay detenidos.

La indignación entre los militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) no había menguado cuando el 20 de octubre José Misael González Fernández, alcalde de Coalcomán, fue agredido en una emboscada con armas de fuego de la que salió con vida después de ser trasladado vía a aérea a Morelia para recibir tratamiento médico.

Sin embargo, esta capital michoacana también fue objeto de altos índices de violencia: el 6 de octubre fue baleado en zona residencial de esta ciudad un capataz de trabajadores de la construcción; el 22 asesinaron a un peatón en la colonia Prados Verdes; el 25 degollaron a un hombre de 65 años en el interior de su hogar y el 26 se hizo el hallazgo de un cuerpo desmembrado en el camino a Joyitas.

Otro polo económico del estado también fue escenario de actos violentos, luego de que el 24 de octubre fue asesinado a balazos un director de la empresa ArcelorMittal a pocos días de que el Gobierno del Estado firmara el convenio para la Zona Económica Especial en el lugar, donde la empresa del acero tiene comprometida una inversión multimillonaria.

Ya cerca del fin de mes, se denunció la desaparición del presidente del Comité del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Turicato, Artemio Murillo Villanueva, junto con la de su secretaria. Ambos fueron encontrados sin vida días después dentro del automotor del priísta y con un avanzado estado de putrefacción.

Finalmente y después de un fin de semana de bloqueos carreteros en la tierra caliente michoacana, el 31 de octubre un grupo de hombres armados rafaguearon un rancho de Apatzingán donde se encontraban familiares del ex alcalde del municipio, Uriel Chávez Mendoza. Como resultado, falleció el medio hermano del ex funcionario y su hijo de sólo 12 años de edad.

En un encuentro a mediados de mes en el que coincidieron los presidentes municipales de Pátzcuaro, Quiroga y Erongarícuaro, éstos se dijeron preocupados por los ataques contra sus homólogos de otros puntos del estado. A su vez, el alcalde Tzintzuntzan, Esleban Aparicio Cuiriz, reconoció haber recibido amenazas telefónicas de las cuales hizo caso omiso.

En un recuento preliminar, Michoacán registró más de 170 asesinatos por arma de fuego o arma blanca durante octubre, los cuales se perpetraron principalmente en Zamora, Uruapan, Lázaro Cárdenas, Apatzingán y Morelia. Con la confirmación de estas cifras, los homicidios en Michoacán irían al alza en este mes y llegarían a mil casos antes de finalizar el año.

Ante los hechos ocurridos, el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, hizo un llamado a los alcaldes michoacanos a denunciar cualquier amenaza y seguir los protocolos de seguridad para no exponerse a algún ataque.

AC